OMPRESS-CONGO (26-02-18) La agencia Ecclesia, de la Conferencia Episcopal Portuguesa, ha entrevistado a la hermana Maria Celeste Rodrigues, misionera lusa en la República Democrática del Congo.

Con motivo de la jornada de oración convocada por el Papa Francisco para rezar por este país y por Sudán del Sur, esta hermana comboniana afirma que este acontecimiento ayuda a “alertar” de la realidad de este país africano. La hermana Maria Celeste vive a 18 kilómetros de Kinshasa, la capital, y expresaba su admiración por los congoleños: “La gente está dispuesta a dar su vida porque la situación es insoportable”.

El pasado 4 de febrero el Papa Francisco convocó para el pasado viernes, día 23, una jornada de oración y ayuno por la paz, en especial por las víctimas de los conflictos en la República Democrática del Congo y en Sudán del Sur. La religiosa recordaba que la gente se había alegrado de la decisión del Papa. La República Democrática del Congo ha estado en el centro de varios llamamientos del Pontífice, en las últimas semanas, tras la represión violenta de las manifestaciones convocadas contra el presidente, una represión que la religiosa ha presenciado.

“Que Dios convierta los corazones endurecidos en el Congo”, desea la misionera, como fruto de la “buena iniciativa” del Papa Francisco.