OMPRESS-ITALIA (22-03-19) Este domingo 24 de marzo se celebra en Italia la Jornada de los Misioneros Mártires. Coincide con el día en que el santo arzobispo de San Salvador, Mons. Óscar Romero, fue asesinado el 24 de marzo de 1980, mientras celebraba Misa. Este especial recuerdo de los misioneros mártires nació hace 27 años, en 1993, por iniciativa de Missio Giovani, el movimiento juvenil misionero de las Obras Misionales Pontificias en Italia (Missio Italia). Se trata de un evento especial de oración que hace memoria de todos los testigos del Evangelio asesinados en diversas partes del mundo. En 2018, desgraciadamente, ha aumentado el número de los asesinados in odium fidei – por odio a la fe – hasta alcanzar los cuarenta, el doble que el año anterior.

La violencia sigue causando estragos en las periferias geográficas y existenciales de nuestro tiempo, por eso el lema, para este día de especial plegaria, se inspira en Mons. Romero: “Por amor a mi pueblo no callaré”. Esta frase del profeta Isaías, recoge el ejemplo de ese obispo mártir, asesinado hace 38 años, por clamar contra la violencia desatada en El Salvador. Es el conmovedor llamamiento que hizo este obispo el día anterior a su asesinato: “En nombre de Dios pues, y en nombre de este sufrido pueblo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: Cese la represión”. No callarse, explican desde Missio Italia, significa actuar en coherencia con la propia fe, que no puede permanecer ajena frente al mal.

Se ha puesto en marcha además una campaña de sensibilización a través de las redes sociales, en especial Facebook e Instagram. El “Por amor a mi pueblo no callaré” se ha aplicado a cuatro países en los que la población sufre situaciones de opresión, antes las que, como cristianos, no podemos callar. Cada lunes del mes de marzo se ha dedicado a uno de estos cuatro países, con una frase y una foto que compartir en las redes. Los países son Ucrania, República Democrática del Congo, Yemen y Venezuela.