TRECE TV emitirá esta medianoche el programa de “Misioneros por el Mundo” realizado con la colaboración de Obras Misionales Pontificias (OMP) en Costa Rica, en el que podrá verse el testimonio de alguno de los 80 misioneros españoles que viven en este país. Los misioneros pertenecen a distintas congregaciones (amigonianos, agustinos, escolapios y jesuitas), y trabajan en ámbitos tan variados como la pastoral social, la educación, la formación vocacional, los ancianos o la promoción de la mujer.

El misionero amigoniano Bartolomé Buigues Oller es el obispo de Alajuela (Costa Rica). Lleva 27 años en Costa Rica. Nació en Teulada (Alicante), y durante 25 años ha sido misionero en diversos países de América Latina. En Alajuela le acompaña otro amigoniano, el misionero burgalés Clementino González Rey. Desde la catedral de Alajuela, dedicada a la Virgen del Pilar, monseñor Buigues explica la pastoral social que la diócesis realiza en el barrio Santa Rita, un barrio marginal y muy pobre, donde abunda la droga y la prostitución, conocido como “El infiernillo”. En “El infiernillo” hay una capilla para celebrar la fe, y los amigonianos quieren también instalar un centro para que los niños puedan tener actividades formativas fuera del horario escolar. En el Centro Juvenil Amigó, situado en el distrito San Jerónimo de Moravia, los misioneros desarrollan un programa educativo para tratar conflictos sociales en jóvenes de 15 a 18 años. Se trata de acompañar a los chicos en su proceso de recuperación y de crecimiento personal a través de diversos talleres de aprendizaje de distintos oficios (ebanistería, panadería, soldadura, etc.), de modo que puedan integrarse plenamente en la vida social del país.

En San José, la capital de Costa Rica, se encuentra el agustino Ramón Sala, un bilbaíno que desde hace cuatro años se ocupa de la formación en el Seminario San Agustín. Allí está también el padre Aurelio Malagón, que fundó este seminario hace 25 años. Los agustinos llevan también la Universidad Teológica de América Central, donde estudian religiosos procedentes de distintas congregaciones, y también algunos laicos que hacen diversos cursos. El padre Ramón lleva 5 años dando clase de Teología en esta Universidad.

En el Colegio Calasanz hay dos misioneros escolapios españoles, el padre Francisco Montesinos, valenciano, y el padre Ángel Cuevas, catalán. El padre Francisco dirige el colegio, donde los escolapios educan a los jóvenes enseñando “la piedad y las letras”, integrando el mundo de la cultura y la fe según el carisma calasancio. El padre Ángel es el responsable del Hogar donde se alojan los internos.

En Granadilla, un barrio de la capital, los jesuitas trabajan en la atención a los migrantes y la promoción de la mujer. Allí se encuentra el padre Carmelo Egüen, natural de Durango (Vizcaya), que lleva dos años y medio en Costa Rica, aunque desde 1958 está en la misión en Centroamérica. En una de las iglesias de la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes, hay un centro de formación para mujeres (la mayoría provenientes de Nicaragua), aunque el padre Carmelo se dedica sobre todo a la pastoral en la parroquia y la visita a los enfermos. En el barrio Santa Marta, que forma también parte de la Parroquia, se encuentra el Hogar para ancianos “Nuestra Señora de Lourdes”, que dirige el padre Julián Barrio, un jesuita nacido en Burgos y misionero en Centroamérica desde hace casi 30 años. Los jesuitas se ocupan de la atención a los ancianos en este hogar para internos, pero también en un centro diurno, y a través de la red “De Cuido” para ancianos que viven en sus casas y reciben una ayuda económica mensual y visitas a domicilio. El cuidado espiritual de los ancianos es fundamental para ellos; como dice el padre Julian la religión no solo les da esperanza para el momento actual sino que les prepara para el final a través del acompañamiento y la oración. Para muchos, que no han sido muy católicos “es un reencuentro con la fe en la última etapa de su vida”.

Finalmente, en el Servicio Jesuita para Migrantes, se atiende a desplazados de otros países de América Latina y también a algunos provenientes de África. Este servicio les ofrece alimentación, hospedaje transitorio, acompañamiento psicológico y espiritual. Como dice el padre Julián, uno de los objetivos de los jesuitas con este servicio es “trabajar por la fe y la justicia”.

Los programas de “Misioneros por el Mundo”, realizados con la colaboración de OMP, se emiten en TRECE TV la medianoche del lunes al martes (después de “El Cascabel”) y en redifusión el domingo a las 13,45 h.

También se puede seguir en directo aquí y, tras su emisión, verse en la web del programa.