La presencia caritativa de la Iglesia en un país musulmán

TRECE TV emitirá esta medianoche uno de los programa de “Misioneros por el Mundo” grabado en Marruecos con la colaboración de Obras Misionales Pontificias (OMP).

En un país de mayoría musulmana, setenta y siete misioneros representan la presencia de la Iglesia Católica, cuya evangelización en este contexto se realiza a través de la caridad, sobre todo con los migrantes, los pobres, los niños y las mujeres.

En Hogar Padre Lerchundi de Tánger, un grupo de misioneros laicos trabajan con niños musulmanes en riesgo de exclusión social y madres solas. Entre estos misioneros está Mª del Mar Postigo, una laica claretiana nacida en Málaga hace 40 años, que lleva 7 como misionera en Marruecos, y Mario Parra y Cristina Tello, un matrimonio enviado por la diócesis de Sevilla, que lleva allí un año y medio. Unos 80 niños pasan cada día por este Hogar, en el que reciben una educación básica y son introducidos en hábitos higiénicos como la ducha o el lavado de dientes, que por diversas razones es difícil que adquieran en sus hogares. Mª del Mar siente que el Hogar “es una pequeña familia”. Al Hogar acuden periódicamente voluntarios, como un grupo de Cáceres que se encontraba allí durante la grabación del programa. Como dicen los jóvenes, “aunque el estrecho (de Gibraltar) es muy pequeñito, las distancias son muy grandes”. A la mayoría de ellos, este voluntariado les ha ayudado a romper “estereotipos” y a ver la realidad.

A las consagradas del Instituto de la Bienaventurada Virgen María (conocidas como Irlandesas), las encontramos en Asilah (una pequeña ciudad situada a unos 50 km al sur de Tánger). Aquí, las Irlandesas se dedican a la promoción de la mujer, a través de su alfabetización y capacitación laboral. La sevillana María López de Haro se encuentra muy feliz en esta tarea y considera que es una manera de evangelizar, “aunque no podemos predicar a Jesús de una manera explícita”; eso sí, María confiesa que a veces lo “echa de menos”.

En Rabat están los franciscanos, los primeros misioneros españoles que llegaron a Marruecos, en 1219. Precisamente en el momento de grabación del programa, estaban iniciando las celebraciones del año jubilar por el octavo centenario de la llegada de los misioneros al país. El padre Manuel Corullón, nacido en Ponferrada (Astorga), es el vicario de la Custodia de los Protomártires de Marruecos (los cinco primeros franciscanos que llegaron a Marruecos, martirizados en 1220). Siguiendo el consejo de san Francisco de Asís a los frailes, y en este contexto de minoría cristiana, el padre Manuel dice que “la primera manera de evangelizar es con el ejemplo”. El aprendizaje del árabe ha facilitado a este misionero la comunicación con la gente, en cierto modo ha ayudado a que dejen de verle como un extranjero, para verle como un amigo.

Este será el último programa de estreno de “Misioneros por el mundo” en esta temporada. Las redifusiones seguirán los domingos a las 13,45 h.

También se puede seguir en directo aquí y, tras su emisión, verse en la web del programa.