OMPRESS-MADRID (1-10-20) El programa de TRECE llega a Uruguay, uno de los países de América Latina con mayor índice de desarrollo, y en el que, desgraciadamente también existen muchos barrios con carencias a los que este desarrollo no ha llegado. El Estado uruguayo se autodefine laico y aunque gran parte de la población afirma no tener ninguna religión, el director de Obras Misionales Pontificias en Uruguay, el padre Leonardo Rodríguez se atreve a decir que “la fe está en el pueblo, y aquí el que cree, cree de verdad”. Unos 70 misioneros españoles dan también fe de ello, y de la necesidad de evangelizar en este país que parece dar la espalda a la fe.

En el barrio Piedras Blancas, en la periferia de Montevideo, se encuentra el colegio “Divina Pastora”, donde se encuentran dos misioneras calasancias, Josefina Villena, natural de Tomelloso (Ciudad Real), y Mª de los Dolores del Blanco, de Morgovejo (León). Desde un pobre barrio con humildes casas de zinc, madre Dolores explica la realidad de esta gente humilde que quiere trabajar para salir adelante, aunque tienen muchas dificultades para conseguirlo. Las misioneras visitan el barrio para conocer a la gente más necesitada y actualmente ofrecen 30 cestas de provisiones al mes. La pobreza es un caldo de cultivo que suele generar situaciones violentas y peligrosas. En esta vida tan dura, madre Dolores dice que “si se puede ayudar a dos o tres familias a arreglarse o levantar una casita, son tres menos que sufren”.

La Casa Hogar Sacerdotal de Montevideo está al servicio del clero diocesano de todo el país. Allí vive ahora el padre Luis Martín sacerdote diocesano de Zamora, que pertenece a la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA), y ha entregado su vida como misionero en Uruguay durante casi 50 años. En todos estos años, este sacerdote ha comprobado como la fe ha ido progresivamente siendo menos aceptada. El sacerdote confiesa que los uruguayos no han conseguido que tomara “mate”, pero sí le han enseñado a “escuchar”.

A 35 kilómetros de Montevideo, en Los Cerrillos, se encuentra la parroquia “San Miguel Arcángel”, donde está el padre Lucio Escolar, otro sacerdote de la OCSHA incardinado en Segovia. El padre Lucio llegó a Uruguay como seminarista hace medio siglo y se “enamoró” a tal punto de los uruguayos que hoy se siente parte del “clero local”.

Además de sacerdotes y religiosas, Uruguay cuenta también con familias misioneras como la de David Agudo y Josefa López, pertenecientes al Camino Neocatecumenal, que salieron de Madrid hace 20 años, rumbo a la misión en el país rioplatense. En la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús, este matrimonio realiza su labor pastoral en el barrio periférico La Curva de Maroñas, un barrio difícil que responde con frialdad a la evangelización. Antes vivían en otra zona, uno de los llamados “barrios rojos” por su peligrosidad, que tuvieron que abandonar cuando David sufrió una agresión que marcó su vida y la de sus hijas. Sin embargo, la principal consecuencia que sacó, fue que su vida y la de su familia “están en las manos de Dios”. Pepi se emociona al volver al barrio, pero se queda con el recuerdo de tantas personas mayores, solas, que han muerto en sus brazos rezando el Rosario.

En el Seminario Archidiocesano Redemptoris Mater, donde David y Pepi son ecónomos. El sacerdote uruguayo Fernando Lema, rector del Seminario, coincide con los misioneros en la dificultad de evangelizar una cultura tan secularizada como la uruguaya, donde las sectas van ganando terreno.

Los programas de “Misioneros por el Mundo” se realizan con la colaboración de OMP y se emiten en TRECE TV los viernes a las 21,15 h. y se redifunden los domingos a las 13,00 h. También se pueden ver en Youtube a través del canal OMP en los medios.