OMPRESS-BURGOS (16-09-19) El Congreso Nacional de Misiones que empieza este jueves en Madrid será una experiencia para transformar y ayudar “a la conversión misionera de personas y estructuras pastorales”, señala Mons. Fidel Herráez, arzobispo de Burgos, en su carta semanal dirigida a los fieles burgaleses.

Este Congreso es “un evento importante que la Iglesia española ha organizado de cara al Mes Misionero Extraordinario que fue convocado por el Papa Francisco para este próximo mes de octubre”. Mons. Fidel explica que para ello “en toda la Iglesia se vienen realizando diversos actos para tomar una mayor conciencia de la importancia que la misión específica que llamamos ad gentes, es decir la misión con los que no conocen a Jesucristo, ha de tener en la vida personal, comunitaria y eclesial”. Recuerda lo llevado a cabo en la misma archidiócesis de Burgos, con las iniciativas de la delegación diocesana de misiones, el simposio de Misionología celebrado en marzo y la Semana de Misionología a primeros de julio.

El Congreso tendrá lugar esta semana del 19 al 22 de septiembre, con el mismo lema del Mes Misionero Extraordinario: Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo. “Con este lema”, continúa Mons. Herráez, “se quiere subrayar que el envío a la misión es una llamada inherente al bautismo y es para todos los bautizados; que todo cristiano, por el hecho de estar bautizado e incorporado a la vida nueva que Dios nos regala en el bautismo, está convocado a ser misionero, apóstol, evangelizador, ya que la Iglesia, nacida del amor del Padre y gracias al envío del Hijo y del Espíritu, es misionera por naturaleza”.

Y es que “de cara a la renovación misionera que la Iglesia necesita vivir hoy, importa mucho pensar que la tarea misionera no está solo en continentes lejanos; porque los que no conocen a Jesucristo están también hoy aquí, y hay que suscitar la cercanía y el testimonio personal de la fe en cada circunstancia, por pequeña que sea”.

El Congreso quiere ser una experiencia eclesial “que nos vaya transformando y ayudando a la conversión misionera de personas y estructuras pastorales. Habrá diversas ponencias y comunicaciones que profundizarán en el lema. También mesas redondas sobre la experiencia misionera contada por obispos misioneros, la aportación de las nuevas realidades eclesiales y la visión que tiene el mundo de tantos misioneros, que están por lugares lejanos entregando su vida a la comunicación del Evangelio por amor a Dios y a todas las personas. Se favorecerá un clima eucarístico y oracional al igual que festivo y lúdico entre los participantes. A partir de ahí, cada diócesis elaborará diversas actividades para intensificar este octubre misionero”.

Y concluye: “nos convocamos a un renovado compromiso misionero que habrá de nacer del encuentro con el Señor, de la escucha de su Palabra, de dejarnos cuestionar por Él, de la oración y de la Eucaristía. Porque la experiencia del encuentro con Jesús es para ser comunicada en ese mundo plural que nos rodea con la «dulce y confortadora alegría de evangelizar» (EG, 10)”.