OMPRESS-BRASIL (1-07-20) Este pasado lunes 29 de junio nacía la Conferencia Eclesial de la Amazonía, de manera virtual. Su primer presidente será el cardenal brasileño Claudio Hummes y, su vicepresidente, el obispo misionero español David Martínez de Aguirre, vicario apostólico de Puerto Maldonado. Como explican desde esta nueva realidad eclesial, el nacimiento de la Conferencia Eclesial de la Amazonía debe situarse en la tradición colegial y sinodal de las Iglesias de América Latina y el Caribe. El Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) lleva más de 75 años colaborando con las iglesias en la evangelización del continente. Ya desde 1955, con la Primera Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Río de Janeiro se comenzó a forjar una figura regional. De un inmenso valor son las Conferencias del Episcopado realizadas en Medellín, Puebla, Santo Domingo y Aparecida en sus deseos de incorporar el Concilio Vaticano II, y el magisterio más reciente, en los procesos evangelizadores locales.

Así la Conferencia Eclesial de la Amazonía es un paso más para crear conciencia de la importancia de la Amazonía para toda la humanidad y establecer, entre las iglesias locales de diversos países sudamericanos, que están en la cuenca amazónica, una pastoral de conjunto con prioridades diferenciadas para crear un modelo de desarrollo que privilegie a los pobres y sirva al bien común.

La Asamblea de Constitución, virtual dada la situación que atravesamos, ha reunido desde el pasado viernes al presidente del CELAM, monseñor Miguel Cabrejos; al presidente y al vicepresidente de la REPAM, cardenales Claudio Hummes y Pedro Barreto, un obispo por cada país que comparte el territorio amazónico, nueve en total. Por Brasil hay dos representantes. También participan representantes de Caritas de América Latina y el Caribe, monseñor José Luis Azuaje, de la CLAR, la hna. Liliana Franco y de la REPAM, Mauricio López. A estos se suman tres representantes de los pueblos originarios, Patricia Gualinga, la hna. Laura Vicuña y Delio Siticonatzi.

Por parte de la Santa Sede han participado, por la Secretaría del Sínodo de los Obispos, el Cardenal Baldisseri, de la Congregación para los Obispos, el Cardenal Ouellet, de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, el Cardenal Luis Tagle y del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, el Cardenal Czerny.