OMPRESS-VIETNAM (12-03-19) El pasado 2 de marzo, con más de un centenar de personas, entre sacerdotes, religiosos, familias, bienhechores y frailes, tenía lugar la dedicación y bendición de la nueva casa de formación de los franciscanos conventuales en Vietnam. Se trata del Convento de la Anunciación de la Bienaventurada Virgen María en Cu Chi. La misa estuvo presidida por Mons. Nguyen Tan Tuoc, obispo de la diócesis vietnamita de Phú Cuong, según informan los mismos franciscanos.

El Ministro general de los franciscanos conventuales, fray Marco Tasca, presente en la inauguración, bendijo al día siguiente una imagen de San Francisco, colocada frente a la nueva casa de formación. El 5 de marzo también tenía lugar la bendición de un nuevo convento en la localidad de Van Mon, dedicado a San Andrés Dung Lac y compañeros mártires, que sufrieron martirio a principios del siglo XIX y son una referencia de fe para los fieles vietnamitas.

La presencia de los franciscanos conventuales en Vietnam tiene su origen en la labor y apoyo de la Provincia franciscana de San José de Cupertino, en Estados Unidos. En la primavera de 1999, un hermano franciscano de esta provincia, de origen vietnamita, el hermano Anthony Pham Dinh Tuyen, sabiendo que su cáncer era terminal, quiso regresar a su pueblo natal. Durante su visita, el hermano logró, de las autoridades comunistas locales, el permiso para reconstruir la iglesia católica de Hoang Tu. Poco después se estudiaba la posibilidad de abrir una misión en Vietnam. Curiosamente uno de los actuales sacerdotes franciscanos vietnamitas, cuando era niños, asistió a la inauguración de la iglesia de Hoang Tu, en junio del 2000.

Hace un año, a principios de 2018, la delegación vietnamita contaba con 18 frailes de profesión perpetua, otros 16 de profesión temporal y 3 novicios, que hacían su noviciado en Filipinas y sólo dos conventos en la ciudad de Ho Chi Minh. Ahora los nuevos postulantes franciscanos en Vietnam, donde hay muchas vocaciones, tendrán una casa de formación en el país.