OMPRESS-CUBA (23-02-18) Según informan los Agustinos Recoletos, con la creación de una nueva comunidad en Cuba, la Orden ha aumentado a 20 países su presencia en el mundo. Los cuatro miembros de la primera comunidad agustino recoleta en el país ya se encuentran en Antilla, en la diócesis de Holguín, donde llevarán a cabo su misión.

Una vez obtenidos los trámites necesarios, la primera comunidad de agustinos recoletos en Cuba llegó al país procedente de Panamá. En el aeropuerto panameño, decenas de personas –jóvenes en su mayoría– despidieron a los cuatro misioneros, especialmente a uno de los que ha ejercido su ministerio en el país durante los últimos años.

Se trata de Jairo Gordillo, Joel Naranja, Ismael Xuruc y Noé Servín. Conformarán una comunidad internacional e interprovincial, ya que provienen de diferentes nacionalidades y provincias de la Orden.

Los cuatro agustinos recoletos fueron recibidos el pasado sábado, 17 de febrero, en el aeropuerto de Holguín por el obispo, Mons. Emilio Aranguren. Juntos comieron y recibieron instrucciones del obispo de la diócesis a la que pertenecerá la comunidad. El domingo celebraron la eucaristía en las parroquias de Antilla, Tacajó y Báguanos, que serán atendidas por ellos.

Mañana sábado, el arzobispo de Holguín hará entrega de sus ministerios a los cuatro misioneros en un acto que contará con la presencia de los laicos de las parroquias y religiosos de la diócesis.

El Prior General de los Agustinos Recoletos, de quien dependerá directamente esta misión, se reunió con ellos las semanas previas a su partida en Panamá y celebró la eucaristía de envío. Miguel Miró les pidió que realizaran un proyecto de vida y misión en el que estén presentes la oración y la vida comunitaria y que esté en consonancia con el programa pastoral de la diócesis de Holguín.

En agosto, el Prior General mandó una carta en la que pedía voluntarios para emprender la primera misión de agustinos recoletos en Cuba y formar una comunidad según las directrices que marcó el Capítulo General celebrado en 2016. Se ofrecieron una veintena de religiosos, de los cuales se designó a los cuatro que ya han llegado a la diócesis de Holguín.

La Iglesia en Cuba está muy bien organizada y los laicos colaboran en la misión evangelizadora. La misión de los Agustinos Recoletos en Cuba consistirá en la labor pastoral en una extensa zona rural – Antilla, Tacajó y Báguanos –a la que pocas veces podía acudir el sacerdote. La evangelización y la vida comunitaria son los principales objetivos de los frailes agustinos recoletos. En el país más de la mitad de los habitantes están bautizados, pero apenas el tres por ciento son practicantes.