OMPRESS-BURKINA FASO (2-12-19) Al menos 14 fieles, algunos de ellos niños, han sido asesinados ayer domingo, en el este de Burkina Faso, durante un ataque a una Iglesia protestante mientras se celebraba el servicio religioso dominical. El ataque se ha producido en Hantoukoura, una localidad en zona fronteriza con Níger, según ha difundido Agence France Press.

El agrupamiento militar de Foutouri lanzó una operación de rastreo en busca de los atacantes que han escapado en motocicletas. Según parece, alrededor del mediodía, los atacantes eran una docena de personas fuertemente armadas, que ejecutaron fríamente a los fieles, incluido el pastor de la iglesia y a los niños. El gobierno de Burkina Faso ha ofrecido sus condolencias a las familias y a la comunidad religiosa protestante.

En Burkina Faso, los ataques atribuidos a grupos yihadistas contra iglesias o religiosos cristianos han aumentado este año. El 26 de mayo, cuatro fieles fueron asesinados en un ataque contra una iglesia católica en Toulfe, una ciudad en el norte del país. Unos días antes, el 13 del mismo mes, cuatro católicos fueron asesinados en una procesión religiosa en honor a la Virgen María en Zimtenga, también en el norte. El día anterior, seis personas, incluido un sacerdote, fueron asesinadas durante un ataque durante la misa en una iglesia católica en Dablo, en la provincia de Sanmatenga, en el norte. El 29 de abril, seis personas murieron en otro ataque a una iglesia protestante en Silgadji. A mediados de marzo, el padre Joël Yougbaré, párroco de Djibo fue secuestrado por individuos armados. El 15 de febrero, el padre César Fernández, misionero salesiano español, era asesinado cerca de la frontera sur de Burkina Faso.

Desde que comenzaron los ataques hace cuatro años también han sido víctimas de ellos varios imanes y, son muchas las personas asesinadas por los grupos yijadistas que intentan incrementar las tensiones étnicas y religiosas, sobre todo en la frontera con Mali.

El pasado 13 de noviembre el Papa Francisco recordaba la terrible situación de este país del Sahel: “Dirijo un recuerdo especial a la querida Burkina Faso, desde hace tiempo probada por una reiterada violencia, y donde recientemente un intento de asesinato costó la vida de casi cien personas. Encomiendo al Señor a todas las víctimas, los heridos, los numerosos desplazados y los que sufren estas tragedias. Hago un llamamiento para que no falte la protección a los más vulnerables; y animo a las autoridades civiles y religiosas y a todos aquellos que están motivados por la buena voluntad a multiplicar sus esfuerzos, en el espíritu del Documento de Abu Dabi sobre la Hermandad Humana, para promover el diálogo interreligioso y la concordia”.