OMPRESS-NIGERIA (29-03-19) El padre John Bako Shekwolo era secuestrado este lunes en la aldea de Ankuwa, en el Estado de Kaduna, en el norte de Nigeria, en donde ejercía su labor de párroco de la Iglesia de Santa Teresa. El secuestro lo confirmaban desde la misma diócesis de Kaduna: “Lamentamos anunciar que uno de nuestros sacerdotes, el padre John Bako Shekwolo, ha sido secuestrado por desconocidos. Mientras rogamos a los fieles que oren por una rápida liberación del padre Shekwolo, apelamos a las conciencias de quienes lo han secuestrado para que lo liberen ileso”.

En la zona de Kaduna abundan los terroristas de Boko Haram, habituados al secuestro de personas con el propósito de lograr rescates. Como se ha denunciado desde diversas instancias – entre ellas la Christian Association of Nigeria – el Estado de Kaduna se ha convertido en el “centro del negocio de los secuestros”.

La Iglesia sigue sufriendo asesinatos y secuestros en África. La pasada semana eran asesinados dos sacerdotes católicos en Camerún y Nigeria. El padre capuchino Toussaint Zoumaldé fue asesinado con un arma blanca cuando volvía desde Camerún a su misión en Baibokoum en Chad. En el Estado nigeriano de Enugu era encontrado el cuerpo sin vida del sacerdote Clement Ugwu, que había desaparecido 20 días antes.

Por otro lado, en Burkina Faso, se teme por la vida del padre Joël Yougbaré, de la Sociedad de Misiones Africanas, secuestrado el domingo 16 de marzo. Iba a celebrar la Misa en la aldea de Bottogui, cuando despareció. En el vecino Togo fue asesinado a tiros el pasado 15 de febrero, el misionero salesiano español Antonio César Fernández.