OMPRESS-ZARAGOZA (15-06-20) Este próximo jueves, día 18 de junio, a las 18:00h, se ofrecerán las becas para las vocaciones en países de misión que han financiado los fieles zaragozanos, para que la Virgen vele también por la fidelidad de los jóvenes seminaristas. Desde 1995, la delegación de misiones de Zaragoza, ofrece cada año ha ofrecido estas becas a la Virgen del Pilar. Se trata de becas de estudio, fruto de la generosidad de los zaragozanos con las vocaciones en los países de misión. Son las becas de San Pedro Apóstol, una de las cuatro Obras Misionales Pontificias, que sostienen vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada de jóvenes, de manera que no se pierda ninguna vocación por falta de medios económicos. Tradicionalmente, cada año a cada beca se le asigna el nombre de una advocación mariana, de un santa o santo, o una beata o beato. Este año, a través de las redes sociales, se lanzó la propuesta “¿Qué nombre le darías a una Beca?”, y en apenas dos horas, llegaron las respuestas. Que han ido de la obvia Nuestra Señora del Pilar hasta Santa Josefina Bakhita, pasando por San Pedro Claver, la beata María Rafols, y la hasta ahora venerable Paulina Jaricot, fundadora de la Obra de la Propagación de la Fe y que en breve será declarada beata por la Iglesia.

Este año los donativos recibidos desde el 1 de junio de 2019 hasta el 11 de junio de 2020 – celebración del Corpus Christi – han permitido completar 22 becas que permitirán a igual número de jóvenes estudiar durante un año en el seminario. Según los datos estadísticos que disponemos, desde el año 1981 a 2020, sacerdotes, comunidades de religiosos y religiosas, donantes particulares, entidades y asociaciones de la archidiócesis de Zaragoza, han colaborado a que 857 vocaciones hayan podido salir adelante y, espiritualmente, están unidas a la generosidad de los zaragozanos.

La ofrenda de las becas a la Virgen del Pilar será una oportunidad para recordar a la hermana María Isabel Morte Marcén, Mercedaria Misionera, que fue secretaria de la Dirección Diocesana de OMP y Delegación de Misiones de Zaragoza, desde junio de 1982 hasta julio de 2008, y que falleció el pasado 30 de abril a la edad de 89 años. Desde Zaragoza explican que “siempre mantuvo una intensa motivación hacia ésta Obra Misional Pontificia que comenzó a tomar un nuevo impulso en Zaragoza en 1987, año en el que a propuesta de ella, se comenzó a celebrar ésta Eucaristía de Ofrenda a Ntra. Sra. del Pilar de Becas de Vocaciones Nativas. Damos gracias por su entrega y vocación misionera en el trabajo constante que realizó en nuestra Archidiócesis”.