OMPRESS-COSTA RICA (27-11-17) Las reliquias de los beatos Ignacia Nazaria y Óscar Arnulfo Romero están recorriendo Costa Rica desde el 19 de septiembre y hasta el 10 de diciembre. Estas reliquias, una cruz de madera con un mechón de la beata Nazaria Ignacia y una casulla usada por Mons. Óscar Arnulfo Romero, causaron gran revuelo entre los fieles católicos a su paso por Cartago en la parroquia Nuestra Señora de los Ángeles de Pavones y la de San Buenaventura de Turrialba.

Los responsables de esta peregrinación en Costa Rica son el padre Elliott Rojas, director de las Obras Misionales Pontificias de Costa Rica, junto a miembros de ese grupo y de las Comisiones Diocesanas de Misiones. “Para nuestra fe, estas reliquias son un signo de aquella persona que se ha acercado a ser semejante a las características de Cristo, recordándonos que esa persona reflejó la santidad de Dios y en la cual hemos reconocido que Dios se ha manifestado y está cerca de Él y puede interceder por nosotros”, dijo el padre Rojas.

Mons. Romero fue un defensor de los pobres y de la dignidad humana. Murió asesinado en 1980 por odio a la fe, mientras oficiaba la Eucaristía en la capilla del hospital La Divina Providencia. La beata Nazara Ignacia fue una religiosa de origen español (1889-1943), que consagró su vida a la evangelización de los pobres y necesitados en Bolivia y otras naciones de América Latina. Fundó el Instituto de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia.

Esta actividad es previa al V Congreso Americano Misionero en el 2018, bajo el lema “América, el evangelio es alegría”, que hace recordar que todos somos misioneros por el bautismo. “El recorrido de estas reliquias nos debe llevar a renovar nuestro compromiso como misioneros. Debemos anunciar a Jesucristo en nuestras casas, familias e instituciones, motivando a jóvenes a que puedan servir y llevar el mensaje de Cristo a otros pueblos y naciones. Ofrecer un tiempo de trabajo para la Iglesia”, concluyó el padre Elliott.