OMPRESS-ECUADOR (12-02-18) El misionero Ramón Peris i Pla, misionero valenciano en Ecuador, ha hecho de reportero especial en el ordenación sacerdotal del también misionero valenciano Rafael Alventosa i Artés. El sábado 27 de enero, Rafael recibió el sacramento del orden sacerdotal de manos de Mons. Lorenzo Voltolini, Arzobispo de Portoviejo, Ecuador, juntamente con otros dos compañeros.

Al día siguiente, domingo día 28, celebró en la misión San Patricio su primera misa. Rafael ha estado cuatro años en la parroquia San Patricio ayudando en la pastoral a Ramón Peris. La comunidad cristiana de San Patricio agradecida a Dios por el don del sacerdocio del hasta ahora “hermano Rafa” vivió momentos de mucho gozo y entusiasmo, especialmente los jóvenes, algunos expresaron su deseo de prepararse para ingresar en el seminario. Una de las prioridades de la pastoral juvenil es el de despertar la vocación en los jóvenes a la vida sacerdotal y misionera, pues, la necesidad de pastores es inmensa en estas tierras donde viven millones de católicos que necesitan ser atendidos espiritualmente ante una sociedad hambrienta de Dios y necesitada de la luz del Evangelio.

A la ordenación sacerdotal y primera misa de Rafael asistieron amigos y familiares. Desde Valencia se desplazó Arturo Javier García, delegado diocesano de misiones, de OMP y director espiritual del seminario mayor de Valencia, y también la hermana Tere, de la asociación laicas dominicas de Xàtiva. Igualmente participó el misionero valenciano de l’Alcúdia de Crespins, Enric Molina i llàcer, actualmente en Nicaragua. Notoria fue la presencia de Monseñor Rafael Cob, obispo del Vicariato del Puyo, en la selva ecuatoriana, español, de Burgos y muy amigo de Rafael. Fue quien le puso la estola y la casulla al neosacerdote en un acto de afecto y apoyo a su nuevo ministerio.

Arturo Javier García predicó en la primera misa resaltando la gracia que el sacerdote, Hombre de Dios, otro Cristo, confiere especialmente en el sacramento de la confesión y en la eucaristía, donde Dios une y nutre a su pueblo.

El ya padre Rafael recibió el nombramiento para guiar la parroquia de Santa Narcisa de Jesús, en el populoso barrio de San Alejo, en Portoviejo. El arzobispo, Mons. Lorenzo, agradeció al también misionero valenciano Rubén Cortell sus cinco años de servicio eficaz pastoral. Rubén regresará a Valencia a finales de febrero. Rafael tomará posesión de la parroquia el día 11 de marzo.

Rafael celebró ayer domingo día 11 de febrero su primera misa en Aiacor, en Valencia, y más tarde en Canals, en el convento de las hermanas clarisas.

“Demos gracias a Dios por enviarnos nuevos pastores ‘con olor de oveja’ que nos ayuden a encontrar a Jesús, amarle, adorarle, seguirle y anunciarle. Gracias Padre Rafael por tu sí generoso, sacrificado, paciente y sereno, te deseamos en esta nueva etapa de vida que comienzas una autentica entrega de amor a Dios y a su iglesia en la misión que Dios te confía”, señala el misionero Ramón Peris.