OMPRESS-BRASIL (26-03-20) La semana pasada era ordenado diácono permanente Antelmo Pereira Ângelo, en Belém do Solimões, Amazonas, por el obispo Adolfo Zon, convirtiéndose en el primer diácono del pueblo tikuna. Antelmo es maestro y padre de nueve hijos y es uno de los líderes del pueblo tikuna. Este pueblo se encuentra actualmente repartido en tres países, siendo uno de los pueblos más numerosos que actualmente habitan en la región amazónica. Quienes le conocen lo definen como un hombre fervoroso, movido por un gran impulso misionero. Mensualmente, junto con su esposa y otros misioneros, visitan las comunidades de la región. Se puede decir que su vocación diaconal fue adoptada en familia, una vocación que ha madurado durante cuatro años de formación.

La ceremonia tuvo lugar en la parroquia de São Francisco de Assis, de Belém do Solimões, con la presencia de 130 líderes tikuna. Al final de la celebración, Antelmo mismo reconoció que siempre había soñado con hacer algo bueno en su vida. Él mismo dijo que alguien le había dicho que fuera concejal, y rápidamente se dio cuenta de que no era lo que quería. Años después surgió la posibilidad de convertirse en diácono y abrazó esta vocación como una forma de hacer el bien, de dedicarse a la vida de la Iglesia y a su gente.