OMPRESS-FILIPINAS (17-04-20) El padre Paul Tran, de la congregación de la Sociedad del Divino Salvador, era ordenado ayer sacerdote en Manila, y debido a la actual situación tuvo que transmitirse vía streaming sin la presencia de los muchos fieles que habrían viajado desde su país, Vietnam. De hecho, la ordenación estaba programa para mañana sábado Su familia en Vietnam se había estado preparando para reunirse con él y formar parte de este momento tan importante en la vida de un sacerdote. No ha podido ser y sus padres han tenido que permanecer en Vietnam.

Este lunes, 13 de abril, también era ordenado, en este caso como diácono, el padre José Ribamar da Silva. La ordenación tuvo lugar en la parroquia San Francisco de Asís, y también debía haberse celebrado en otra fecha, el 22 de marzo, pero fue pospuesta debido a la pandemia del covid-19. La ceremonia tuvo lugar a puerta cerrada, coincidiendo con el día en que la Pequeña Obra de la Divina Providencia – la congregación de don Luis Orione a la que pertenece el padre José – celebraba el 125 aniversario de la ordenación sacerdotal de su fundador.

En el Caribe, en la isla Martinica, se celebrará este domingo 19 de abril, Domingo de la Misericordia, la ordenación diaconal de Jacques Platon y la ordenación presbiteral de Neuville Cospar. Las ordenaciones estaban programadas desde hacía mucho tiempo y no se han cancelado. Sin embargo, el comunicado de la diócesis de Martinica explicaba que “esta ordenación se celebrará con toda simplicidad, a puerta cerrada, con un número muy limitado de sacerdotes debido a las normas sanitarias. Como en las celebraciones pascuales, se observarán estrictamente las normas sanitarias. La celebración se transmitirá en directo a las 16:00h por Radio Saint Louis y la televisión web Saint-Louis, lo que permitirá que una gran audiencia se una a los ordenados en oración. La dimensión festiva y comunitaria de este evento se celebrará en una ocasión posterior”. Esta ordenación, explicaba el mismo obispo de la diócesis, Mons. David Macaire, no será como tan festiva como el Domingo de Ramos, con multitudes, “será más bien como un Domingo de Pascua: dos discípulos irán a la tumba vacía, una luz surgirá de este vacío, una alegría que transcenderá el pánico de este mundo. Cada momento de la vida de un siervo cuenta para el Señor y para su pueblo: ‘no olvidéis una cosa, queridos míos, que para el Señor un día es como mil años y mil años como un día’ (2 Pedro 3, 8).

También aquí en España la habitual celebración de la Jornada de Vocaciones Nativas ha tenido que posponerse. Las Obras Misionales Pontificias la celebrarán el próximo 3 de mayo junto a toda la Iglesia española y la Jornada de Oración por las vocaciones. Con esta jornada se apoya a los sacerdotes, a las novicias y novicios de los territorios de misión, que estarán al servicio de sus comunidades y que, en la mayor parte de los casos carecen de medios.