OMPRESS-PANAMÁ (19-06-18) La Iglesia panameña recuerda cada 9 de junio al padre Héctor Gallego. En esa fecha, en 1971, fue asesinado este sacerdote y misionero colombiano que dedicó su vida a los campesinos del distrito de Santa Fe de Veraguas, en la parte occidental de Panamá. Nacido en Salgar, Antioquia, Colombia, el misionero emprendió numerosos proyectos sociales y organizó a la población pobre de la zona en sindicatos y en cooperativas de consumo con el fin de dignificar su trabajo.

La noche del 9 de junio de 1971, durante la dictadura militar de Omar Torrijos Herrera, el padre Héctor fue detenido y secuestrado por la Guardia Nacional. Asesinado, todavía no se ha podido recuperar su cuerpo. En una nota hecha pública, los obispos panameños, recuerdan que este misionero fue un mártir del Concilio Vaticano II, “un auténtico testigo del Evangelio que se entregó por amor a la Iglesia y a Jesucristo, a un pueblo empobrecido, con el que compartió su pobreza y desde ahí, le habló de su dignidad como hijos e hijas de Dios; de las posibilidades de que a través de la organización podían romper las cadenas que les impedían mejorar su calidad de vida”. Y recuerdan además que “ahora más que nunca, en que a los jóvenes de nuestro país requieren de testimonios de entrega por los demás, Héctor Gallego se convierte en un referente actual para la Iglesia y para la sociedad. Jamás dejaremos de clamar por conocer la verdad de lo que sucedió con el Padre Gallego; mantendremos vigente la memoria de este sacerdote colombiano que sembró con su vida en nuestra tierra istmeña el Evangelio de la esperanza en Jesucristo”.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer