OMPRESS-ROMA (19-12-17) El Papa Francisco pidió el domingo durante el ángelus la liberación de la seis religiosas raptadas “hace ya un mes” en Nigeria, uniéndose al llamamiento hecho por los obispos del país africano. El secuestro de las hermanas del Corazón Eucarístico de Cristo tuvo lugar en la localidad de Iguoriakhi, en el suroeste de Nigeria, cerca de la ciudad de Benin City.

“Me uno de corazón al llamamiento de los obispos de Nigeria por la liberación de las seis Hermanas del Corazón Eucarístico de Cristo, secuestradas hace ya un mes de su convento de Iguoriakhi. Rezo con insistencia por ellas y por todas las demás personas que se encuentran en esta dolorosa situación: que puedan, con ocasión de la Navidad, volver finalmente a sus casas. Recemos juntos por ellas: Dios te salve, María…”.

Las religiosas fueron secuestradas el 13 de noviembre. Se trata de tres religiosas profesas y tres candidatas, en proceso de formación. La Conferencia de Superiores Mayores de religiosos de Nigeria, pidió que el 2 de diciembre fuera un día especial de oración por la liberación de las religiosas. Por otro lado, el viernes, la Conferencia Episcopal Nigeriana hacía público una nota en la que manifestaban: “Los agentes de la oscuridad siguen atacando a nuestra gente por medio del secuestro, los asaltos armados y otras actuaciones deshumanizantes”. Añadían: “Estamos tristes y apenados por la detención continuada de nuestras hijas, las Hermanas del Corazón Eucarístico”. Pedían que quienes las retenían atendieran su llamamiento y las pusieran en libertad.

En octubre fue liberado en Nigeria el misionero italiano Maurizio Pallù, que había sido secuestrado. Un mes antes fue raptado y asesinado el sacerdote Ciriaco Onunkwo.