OMPRESS-MADRID (3-09-20) Se estrenará el próximo 24 de octubre, precisamente cuando se cumplen los 150 años de la muerte de este santo, fundador de los Misioneros Claretianos y él mismo verdadero misionero del amor de Dios. San Antonio María Claret falleció el 24 de octubre de 1870, tras toda una vida dedicada a la tarea evangelizadora y fundar la congregación de los claretianos y de las religiosas de María Inmaculada, de cuya espiritualidad y apostolado nacerían posteriormente el instituto secular Filiación Cordimariana (1943) y el movimiento laical Seglares Claretianos (1979).

Lo de la película es un proyecto antiguo que ya se intentó en 1950, en su canonización, y en 1970 en el año de su centenario. “Pobre y a pie” es la película de un misionero español del siglo XIX, que llegó a ser arzobispo de Santiago de Cuba y confesor de la Reina Isabel II en un tiempo convulso de la historia de España. Animado por un fuerte espíritu misionero, recorrió toda Cataluña, Canarias y otras partes de España para ayudar a otros a experimentar el amor de Dios. Con una fuerte sensibilidad hacia lo más urgente, oportuno y eficaz, y con una opción clara por los pobres. La película sobre Claret se centra en el periodo en que sirvió como arzobispo en Cuba, donde promovió mejoras espirituales y sociales, y en el tiempo en que fue confesor de la reina Isabel II, con quien permaneció hasta un año antes de su muerte, desterrado en Fontfroide, Francia, en 1870, tras haber sido víctima de acusaciones públicas difamatorias.

La película está dirigida por Pablo Moreno, quien ya trabajó junto a la orden religiosa en la producción de “Un Dios prohibido”, sobre los mártires claretianos de Barbastro. Con este largometraje, la congregación trata de dar a conocer la figura de su fundador a un público general, basándose en la investigación que realizó el escritor y periodista José Martínez Ruiz, el famoso “Azorín”, en la década de 1930 para corregir la perspectiva falsa que se tenía entonces de este santo.

Como escribía el superior general de los claretianos, el padre Mathew Vattamattam, con motivo del 150 aniversario de su santo fundador, “la vida del Padre Claret, atestigua que la llama del amor de Dios se extiende donde quiera que vaya un misionero, ya sea a una aldea o en una ciudad, a una isla distante o a un palacio real. Es el fuego, a diferencia de otras pasiones, que sigue ardiendo sin quemarnos”.

El tráiler de la película aquí.