OMPRESS-FILIPINAS (9-09-19) En el año 2021, Filipinas celebrará 500 años de la llegada de la fe cristiana al país, un hecho que ha marcado la cultura y el carácter de esta nación asiática, la tercera del mundo en número de católicos. La fe católica y la devoción de los filipinos son reconocidas en todo el mundo. La Iglesia filipina decidió dedicar un quinquenio de preparación a este aniversario.

El obispo de Kalookan, al norte de Manila, Mons. Pablo Virgilio David ha escrito un artículo, aparecido en CBCP News, con el título “¿Por qué celebrar 500 años de cristianismo en Filipinas? ¿No fue el cristianismo una mera herramienta para el dominio colonial?”. He aquí el texto traducido del inglés:

“La misma fe cristiana que los conquistadores intentaron usar para lograr sus propósitos coloniales en nuestro país también inspiró a nuestros revolucionarios cerca de tres siglos y medio después para soñar con la libertad y la democracia. Es la misma fe cristiana la que los motivó a defender la dignidad humana básica de los indios y a desear poner fin a la tiranía y al poder colonial.

Los misioneros españoles enseñaron a los nativos a cantar la Pasión durante la Semana Santa. Desconocido por las autoridades, la misma Pasión que se refería al Mesías sufriente que ofrecía su vida por la redención de la humanidad inspiró a nuestros héroes a ofrecer sus vidas por la redención de nuestro país, a costa de su propia sangre, sudor y lágrimas.

Por supuesto, estuvimos amargamente divididos durante el tiempo de la transición: entre los pro y los anti, entre los que estaban del lado de la política colonial y los que se atrevieron a estar del lado de la política revolucionaria. La división no siempre es algo negativo. Como San Pablo en 1 Corintios 11, 19, a veces ‘tiene que haber divisiones entre vosotros para que se vea quiénes resisten a la prueba’. O pensemos en lo que dijo Jesús cuando hablaba como un profeta condenador: He venido a prender fuego a la tierra, ¡y cuánto deseo que ya esté ardiendo! ¿Pensáis que he venido a traer paz a la tierra? No, sino división. Son palabras desagradables que preferiríamos no escuchar, especialmente cuando hacemos de la unidad un valor absoluto. La gente olvida que la unidad a veces también puede ser negativa, cuando se trata de unirse alrededor de un propósito impío. No es de extrañar que Dios sembrara la división en los constructores de la torre de Babel, para poder luego reunirlos genuinamente en el Espíritu a través de Pentecostés.

Nuestros propios antepasados fueron lo suficientemente inteligentes como para aceptar lo que era bueno y rechazar lo que era malo en lo que los españoles habían traído consigo cuando llegaron a nuestra tierra. Finalmente, también aprendieron a distinguir entre los misioneros que se habían aliado totalmente con la política colonial de los conquistadores y aquellos que lo criticaban, aquellos que tenían el coraje de defender los derechos de los nativos contra los abusos y las crueldades de los amos coloniales.

El mero hecho de que repudiásemos el gobierno colonial pero continuemos abrazando la fe cristiana incluso después de que hubiéramos ganado solo podía significar que los nativos no equiparaban el cristianismo con el colonialismo. En algún momento, la fe que habían abrazado ya no les fue ajena. Había logrado echar raíces en el terreno fértil de nuestra espiritualidad innata como pueblo.

Por lo tanto, dejémoslo claro: lo que celebraremos en 2021 no es el colonialismo, sino la fe cristiana que los nativos de estas islas acogieron como un don, aunque de personas que no estaban necesariamente motivadas por los motivos más puros. De hecho, Dios escribe recto incluso en la líneas más torcidas”.