OBRA PONTIFICIA DE LA PROPAGACIÓN DE LA FE

La Obra de la Propagación de la Fe se encarga de fomentar en los cristianos la colaboración con todas las Iglesias del mundo y sus necesidades. Esta “conciencia católica” nos hace una Iglesia “en salida” hacia todos los pueblos y ámbitos que aún esperan recibir el anuncio de la Buena Noticia.

Para sensibilizar hacia la misión y atender las necesidades de las Iglesias jóvenes, esta Obra celebra todos los años, el penúltimo domingo de octubre, la Jornada Mundial de las Misiones, que en España se conoce popularmente como DOMUND.

PAULINA JARICOT

La Obra de la Propagación de la Fe fue fundada en 1822 por Paulina Jaricot, una joven laica francesa que sabía de las necesidades de las misiones incluso por su propio hermano seminarista, quien se preparaba para ir de misionero a China.

Su gran inspiración fue crear un sistema de ayuda “en red”, que manifestara la universalidad y la comunión de la Iglesia. La “globalización de la solidaridad”, de la que tanto se habla en nuestros días, la inventó esta joven hace muchos años, allá por el 3 de mayo de 1822, en una Francia salpicada de episodios revolucionarios.