OMPRESS-NIGERIA (3-03-20) Los fieles se han vestido de luto el Miércoles de Ceniza por los muchos secuestrados y asesinados en este país. Así lo habían pedido los obispos de Nigeria, el país más poblado de África, que todos los fieles católicos participaran en una manifestación simbólica, vistiendo con ropa de color negro al comienzo de la Cuaresma. Además se pedía que tuvieran ese día una oración especial por la seguridad en el país, que se ve afectado por innumerables asesinatos, secuestros y violencias, muchos de ellos dirigidos de manera sistemática contra los cristianos. De hecho en Nigeria fueron asesinados más de 1.000 cristianos en el 2019, según datos de la ONG británica Humanitarian Aid Relief Trust.

La archidiócesis de Abuja organizó incluso una procesión este pasado domingo en el que el luto en color negro manifestara el dolor por tantos conciudadanos que sufren esta falta de seguridad. En una conversación con Vatican News el 27 de febrero el obispo de Oyo, Mons. Emmanuel Adetoyese Badejo, señalaba que este “tipo de lenguaje y de gestos de que hablamos deben dirigirse a demostrar que Nigeria simplemente no puede seguir así”. Y añadía que si el “gobierno no puede proteger la libertad de religión y la seguridad de la vida y de la propiedad, debemos preguntarnos: ¿qué tipo de gobierno es este?”. Él mismo reconoció que el llamamiento de los obispos había tenido éxito sobre todo en los jóvenes que eran mayoría entre los asistentes a Misa el Miércoles de Ceniza.