OMPRESS-LLEIDA (12-09-18) La mayoría de niños de 2 a 5 años de Burkina Faso sufren malnutrición. Para luchar contra esta lacra, una congregación religiosa de este país africano quiere poner en marcha un proyecto para formar a las madres a prevenir esta situación. En la diócesis de Lleida la hermana Rose Marie Ouédraogo, de la congregación de la Santa Cruz, ha explicado el proyecto que quiere poner en marcha para ayudar a estos niños y sus familias. Según informa la diócesis, la hermana Rose Marie, acompañada por el padre Carlos Sanmartín que vivió como misionero en este país africano cinco años, han expuesto en parroquias y al mismo obispo, Mons. Salvador Giménez Valls, las prioridades de este proyecto.

La hermana Rose Marie, enfermera de profesión, ha trabajado en diferentes países desde que forma parte de la congregación de la Santa Cruz, una congregación dedicada a la enseñanza y que cuenta con unas 400 hermanas repartidas por todo el mundo. Ha colaborado en un proyecto de acogida de niños desnutridos en Mali y ahora quiere desarrollar un proyecto similar en Burkina Faso, donde nació, uno de los países más pobres de África.

La hermana explica que el objetivo “es prevenir la desnutrición infantil y lo queremos hacer formando a las madres para que conozcan las plantas locales, como la moringa, que tiene muchas propiedades nutricionales para evitar esta malnutrición, que después tiene afectos al cerebro de los más pequeños. Hemos constatado que cuando el niño tiene unos dos años y su madre vuelve a estar embarazada, no lo puede alimentar de la misma manera que cuando era más pequeño y aquí empiezan los problemas”.

Ahora tienen un terreno donde construirán un edificio para poder atender a los niños y a sus madres. Rose Marie afirma que “queremos plantar moringa y otras plantas locales, enseñar a las madres a plantarlas y explicarles cómo las pueden aprovechar para alimentar a sus hijos así como venderlas para obtener un beneficio”.