OMPRESS-ROMA (20-03-18) El 24 de marzo de 1980, mientras celebraba la Eucaristía, era asesinado Mons. Óscar Romero, obispo de San Salvador. Inspirándose en este acontecimiento, en Italia se fijó esta fecha – que además cae en Cuaresma – como jornada de oración y ayuno en recuerdo de los misioneros mártires. Este año, con la aprobación del milagro atribuido a Mons. Romero y su próxima canonización, esta fecha del 24 de marzo, si cabe, más protagonismo.

Se quiere recordar en este día a todos aquellos que, a lo largo de los siglos, han inmolado la propia vida proclamando el primado de Cristo y anunciando el Evangelio hasta sus últimas consecuencias.

Creada en 1993 por el Movimiento Juvenil Misionero de las Obras Misionales de Italia, durante la jornada y estos días previos tendrán lugar vigilias y diversos actos, inspirados todos en la memoria de los misioneros. El Vicario del Papa para la diócesis de Roma, Mons. Angelo De Donatis, ha convocado a todos los fieles de la Ciudad Eterna para este jueves 22 de marzo, a las 19:00h. Se trata de una “Vigilia de la Caridad” en la Basílica de San Juan de Letrán con el lema “Caridad hasta el martirio”.

El año 2017 fueron asesinados en el mundo 23 misioneros: 13 sacerdotes, un religioso, una religiosa y 8 laicos. Sube a 424 el número de mártires – entre ellos cinco obispos asesinados desde el año 2000. Aunque algunos de ellos han sido asesinados por un simple robo – no expresamente “odio a la fe” – su sacrificio es consecuencia de un generoso compartir la vida cotidiana y compartir el día a día de la gente en contextos de pobreza económica y cultural, de degradación moral y ambiental, en los que la violencia y falta de respeto a la vida son regla de comportamiento. Allí también hay que hacer brillar la luz del Evangelio, y es lo que hacen estos “héroes” de la misión.