OMPRESS-INGLATERRA (13-11-20) Como en España, también la Iglesia en Inglaterra ha celebrado el Domund en este pasado octubre. Allí la tradición entre los católicos es entregar los pequeños detalles de generosidad de todo un año, que se han ido acumulando en la Red Box de las misiones. Se trata de una caja roja que está muy presente en muchos hogares católicos. Se estima que en Inglaterra y Gales hay unos 200.000 hogares en los que está presente esta llamativa caja de cartón, en la que se van depositando durante el año el fruto de pequeñas privaciones y esas monedas que sobraron de la compra. Todo para las misiones. La mayoría de las parroquias tienen un secretario local de la Obra de la Propagación de la Fe – el Domund – y un equipo de promotores que son responsables de recoger las aportaciones a la Red Box.

Trish Dodd es secretaria local de la Red Box en la parroquia Christ the King, Bromborough, en el noroeste de Inglaterra. Ella misma cuenta como ha vivido este octubre misionero, a pesar de las restricciones impuestas por el covid-19: “Tenemos 108 titulares de la Red Box en nuestra parroquia”, y con el confinamiento, “había temido que las donaciones se redujeran este año, pero en comparación con el año pasado, la mayoría de la gente parece haber dado más, no menos. Me ha conmovido la generosidad de la gente. Pude depositar 1.345 libras la semana pasada. Y hay más por venir”. “Es un año extraño”, añade Trish, “y hemos tenido que hacer las cosas de manera diferente, pero estoy muy orgullosa de nuestros feligreses”.

La tradición de la Red Box tiene más de 80 años de existencia y es una práctica que se transmite de padres a hijos. Cada año desde Missio England – las Obras Misionales Pontificias de Inglaterra – hacen una campaña, “Red Box Appeal”, centrándose en una misión o en un país. Este año han sido las parroquias de St John the Baptist y St Joseph en Tumahole, Sudáfrica, y la labor que desde ellas se realiza por toda la comunidad que las rodea. Es uno de los frutos de las Red Box.