OMPRESS-ROMA (10-04-19) Con la participación de las máximas autoridades civiles y religiosas de Sudán del Sur está teniendo lugar hoy y mañana un retiro espiritual en el Vaticano, precisamente en la Domus Sanctae Marthae, tan famosa por ser la residencia del Papa Francisco. La propuesta fue presentada por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, y fue aprobada por el Papa.

La Sala Stampa del Vaticano informaba de quienes participarían el presidente de la República, Salva Kiir Mayardit, y cuatro de los cinco vicepresidentes designados para asumir sus responsabilidades el próximo 12 de mayo: Riek Machar Teny Dhurgon, James Wani Igga, Taban Deng Gai y Rebecca Nyandeng De Mabior. Por parte de las autoridades religiosas están presentes los ocho miembros del Consejo de las Iglesias de Sudán del Sur. El retiro está siendo impartido por John Baptist Odama, arzobispo de Gulu, Uganda, y por el padre Agbonkhianmeghe Orobator, presidente de la Conferencia de Superiores Mayores religiosos de África y Madagascar.

Se trata, por tanto, de un evento sin precedentes, al mismo tiempo ecuménico y diplomático, que, como explica la Sala Stampa de la Santa Sede, “será una ocasión para la reflexión y la oración, además de para el encuentro y la reconciliación, en un espíritu de respeto y de confianza, para quienes en este momento tienen la misión y la responsabilidad de trabajar por un futuro de paz y de prosperidad para el pueblo de Sudán del Sur”.

El retiro concluirá mañana jueves por la tarde con una intervención del Papa Francisco. Después se entregará una Biblia a cada participante, firmada por el Papa, por el arzobispo de Canterbury y por John Chalmers, moderador de la Iglesia presbiteriana de Escocia, con el mensaje “Busca lo que une. Supera lo que divide”.