MISIONEROS TERCER MILENIO

MISIONEROS TERCER MILENIO

Misioneros Tercer Milenio es una publicación editada por OMP en colaboración con 18 institutos misioneros. Nace en el año 2000, pero es heredera de la labor al servicio de la misión de la Iglesia y del espíritu universalista desarrollada por sus predecesoras: las revistas “Pueblos del Tercer Mundo” y “Catolicismo”.

Misioneros Tercer Milenio está destinada a los adultos, y permite estar informado sobre la actualidad misionera en todo el mundo. A través de sus páginas se puede conocer la realidad de los pueblos en los que realizan su labor nuestros misioneros, con acceso de primera mano a sus testimonios, vivencias, experiencias y opiniones.

La revista también refleja la situación de la Iglesia católica y de sus fieles en los países de misión, y las actividades de animación misionera que realizan en España las Direcciones Diocesanas de OMP y Delegaciones de Misiones.

EN ESTE NÚMERO…

 

Además de los contenidos que se pueden leer en el adelanto digital de nuestra revista “Misioneros” de junio, el lector puede verse también gratamente sorprendido por la entrevista que se publica a la misionera cruzada de la Iglesia Ludmila García. Esta guatemalteca de 55 años, que ha realizado su labor evangelizadora en Perú, Honduras, México y Cuba, se muestra enormemente satisfecha por el hecho de que, un buen día, “opté por dedicarme a hacer una guerra nada violenta: a disparar ráfagas de amor a quienes más lo necesitan”. Se apunta a lo que la fundadora de su congregación, la buena madre Nazaria Ignacia, que va a ser canonizada el próximo 14 de octubre, dejó escrito: “Este es nuestro espíritu: guerrero, fiel, ¡nada de cobardías!… Amor, sobre todo, a Cristo. Y en Cristo, a todos”. Hoy dice que, aunque hubo amenazas, “han sido más, ¡muchos más!, los momentos de gratitud, alegría y felicidad” que ha disfrutado “compartiendo mis días con la suerte de los pobres”.

Pobres, necesitados, descartados, como el que aparece en la fotografía de nuestra sección “En el objetivo”, que exclama: “¡Qué tristeza de mundo!”, mientras se parapeta tras una manta y un trozo de hojalata oxidada. Nadie le quiere al otro lado. Ni una muestra de amor, ni un leve aprecio. Ni siquiera han pensado en reciclarlo; no llega a ser ni un desperdicio desaprovechado, ni un desecho en el que fijarse. Tan solo es un estorbo, un inconveniente que quitarse de encima…

Y para terminar qué mejor que hacerlo con el testimonio de la directora general de las Misioneras de Cristo Jesús, la congoleña Alfonsina Kitumua, siempre dispuesta “a encontrar al Dios presente en cada punto del planeta”, sabedora de que “hemos abierto el corazón de la gente para hacer de la Iglesia algo muy grande”.

¿BUSCAS NÚMEROS ANTERIORES DE LA REVISTA?

Para consultar números anteriores de la revista, entra en el archivo.