MISIONEROS TERCER MILENIO

MISIONEROS TERCER MILENIO

Misioneros Tercer Milenio es una publicación editada por OMP en colaboración con 18 institutos misioneros. Nace en el año 2000, pero es heredera de la labor al servicio de la misión de la Iglesia y del espíritu universalista desarrollada por sus predecesoras: las revistas “Pueblos del Tercer Mundo” y “Catolicismo”.

Misioneros Tercer Milenio está destinada a los adultos, y permite estar informado sobre la actualidad misionera en todo el mundo. A través de sus páginas se puede conocer la realidad de los pueblos en los que realizan su labor nuestros misioneros, con acceso de primera mano a sus testimonios, vivencias, experiencias y opiniones.

La revista también refleja la situación de la Iglesia católica y de sus fieles en los países de misión, y las actividades de animación misionera que realizan en España las Direcciones Diocesanas de OMP y Delegaciones de Misiones.

EN ESTE NÚMERO…

 

Además de los temas recogidos en su edición digital, en su versión en papel la revista Misioneros presenta una entrevista al misionero Eduardo Andrés Roca Oliver, quien, tras su  primera experiencia sacerdotal y misionera de 10 años en Malanje (Angola), quedó “atrapado”: “Ya no me sentía capaz de abandonar África”, dice. Ahora, desde 2012, viene realizando su labor en la diócesis de Pemba, al norte de Mozambique; un lugar en el que últimamente se vive una situación de mucha tensión por el auge del terrorismo islamista radical. “El ambiente de guerra, militarizado, la tensión social y la falta de recursos y alimentos –se lamenta– no permiten pensar mucho en un proyecto de futuro”. Aun así, no duda en que “mi lugar está junto a mi familia mozambiqueña. Solo nos tenemos a nosotros. Dejarlos, ahora, sería traición”.

Una situación también complicada es la que ha padecido el protagonista de la sección “Misión Viva”, Guillermo Moret, de la Sociedad de Misiones Africanas. Tras más de tres décadas de compromiso con el Evangelio en Benín y el secuestro de un compañero suyo, nuestro misionero se ha visto obligado a retornar. “La policía –comenta con pesar- ha declarado nuestra zona como de alto riesgo y, ante la imposibilidad de asegurar la integridad de todos nosotros, he tenido que regresar a España”. Toca, pues, esperar… Entre tanto, a él y el resto de misioneros que trabajan allí les duele muchísimo esta situación, porque saben que los benineses son personas de paz; forman parte de su vida y dan gracias a Dios por ello.

Para aliviar realidades tan sangrantes están las ayudas que las Obras Misionales Pontificias distribuyen gracias a la generosidad de los católicos españoles y de todo el mundo. Es el caso del más de medio millón de euros que se envían desde España a la República Centroafricana. Lo cuenta la sección “Ayudamos a…” de la revista. Entre otros proyectos, se ha conseguido garantizar la alimentación de 41 huérfanos, víctimas de la última crisis político-militar, e impartir cursos de ayuda psicosocial a 600 niños damnificados por el conflicto armado.