MISIONEROS TERCER MILENIO

MISIONEROS TERCER MILENIO

Misioneros Tercer Milenio es una publicación editada por OMP en colaboración con 18 institutos misioneros. Nace en el año 2000, pero es heredera de la labor al servicio de la misión de la Iglesia y del espíritu universalista desarrollada por sus predecesoras: las revistas “Pueblos del Tercer Mundo” y “Catolicismo”.

Misioneros Tercer Milenio está destinada a los adultos, y permite estar informado sobre la actualidad misionera en todo el mundo. A través de sus páginas se puede conocer la realidad de los pueblos en los que realizan su labor nuestros misioneros, con acceso de primera mano a sus testimonios, vivencias, experiencias y opiniones.

La revista también refleja la situación de la Iglesia católica y de sus fieles en los países de misión, y las actividades de animación misionera que realizan en España las Direcciones Diocesanas de OMP y Delegaciones de Misiones.

EN ESTE NÚMERO…

 

“El papa Francisco tiene un sueño con un marcado carácter misionero: el de una fraternidad universal, sin fronteras, que «invita a un amor que va más allá de las barreras de la geografía y del espacio»”. El “Editorial” y el “Informe” de la revista Misioneros Tercer Milenio están dedicados a ese deseo mundial de hermandad expresado por el Santo Padre en su última encíclica, Fratelli tutti. Como señala el misionero padre blanco Lázaro Bustince, “es la mejor medicina para una humanidad que lucha por superar el coronavirus y otras pandemias todavía más graves, como el hambre, el desempleo, la trata de personas, el tráfico de armas, un sistema capitalista injusto de raíz, la corrupción, el saqueo de recursos naturales…”.

De una de las iniciativas que busca hacer realidad el sueño de Francisco, la IV Jornada Mundial de los Pobres, que se celebra el 15 de noviembre, se ocupa la sección “Iglesia a fondo”. En su titular, haciéndose eco del lema de esta Jornada, una petición: “Tiende tu mano al pobre… ahora más que nunca”; porque, como se recoge en el reportaje, “por primera vez en una generación, el esfuerzo por acabar con la pobreza ha sufrido su peor revés”. Y no solo eso: “Se prevé que el aumento de la pobreza extrema durante este año y en los venideros será mayor que nunca”.

Para aliviar situaciones dramáticas como esta, Obras Misionales Pontificias distribuye sus ayudas entre las Iglesias necesitadas de los países de misión. Es el caso de Libia, un país “tan inseguro como incierto”, que, en este número de Misioneros, se presenta en la sección “Ayudamos a…”; desde allí nos agradecen de todo corazón “el muy apreciado subsidio enviado al vicariato apostólico de Bengasi”.

Estas ayudas contribuyen también a sustentar “una Iglesia que da la cara” como la venezolana, en la sección “Primer Plano”, o la labor tan fundamental en defensa del diálogo religioso del misionero espiritano de nuestra “Entrevista”, Juan Antonio Ayanz. Con razón el director nacional de OMP, José María Calderón, exclama desde la “Tribuna”: “¡No nos olvidemos de nuestros misioneros!”.