MISIONEROS TERCER MILENIO

MISIONEROS TERCER MILENIO

Misioneros Tercer Milenio es una publicación editada por OMP en colaboración con 18 institutos misioneros. Nace en el año 2000, pero es heredera de la labor al servicio de la misión de la Iglesia y del espíritu universalista desarrollada por sus predecesoras: las revistas “Pueblos del Tercer Mundo” y “Catolicismo”.

Misioneros Tercer Milenio está destinada a los adultos, y permite estar informado sobre la actualidad misionera en todo el mundo. A través de sus páginas se puede conocer la realidad de los pueblos en los que realizan su labor nuestros misioneros, con acceso de primera mano a sus testimonios, vivencias, experiencias y opiniones.

La revista también refleja la situación de la Iglesia católica y de sus fieles en los países de misión, y las actividades de animación misionera que realizan en España las Direcciones Diocesanas de OMP y Delegaciones de Misiones.

EN ESTE NÚMERO…

 

Además de los contenidos presentados en la edición digital, Misioneros Tercer Milenio recoge en su versión impresa una estremecedora entrevista con la misionera burgalesa Ana María de Jesús Gómez Solas, una Esclava del Amor Misericordioso que, desde hace 15 años, trabaja y acompaña a los más pobres del suburbio de Las Hilamas, en la ciudad mexicana de León. Un lugar donde la violencia ha arraigado con fuerza, hasta el punto de obligar a muchas personas a abandonar el lugar. Pero Ana María, a pesar de los pesares, señala que “hay que seguir en la brecha: ¡un misionero no se jubila nunca!”. Y reconoce que “no todo es violencia”, que “también florece la fraternidad”; lo que ocurre es que “lo que aquí hacemos no sale destacado en ningún recuadro de los medios de comunicación”.

Y si Ana María no se amilana, en nuestra sección “Misión Viva” aparece Yuniel Alfonso, un joven presbítero cubano que ha tenido la “locura” de ordenarse sacerdote en un país como Cuba; porque, como señala, “hay que estar muy loco” para aventurarse así de lleno y hacerse no solo cristiano, sino también sacerdote en la isla. Desde su opción cristiana y sacerdotal, “Lolo”, como le llaman, ha querido ser siempre un “guajiro” sencillo y disponible. Seguramente sacerdotes de su talante generan una “locura necesaria” para esta tierra.

Necesaria ha sido igualmente la familia agustina recoleta en su labor de evangelización de la prelatura brasileña de Marajó, territorio de misión que próximamente cumplirá cien años; tiempo en el que los misioneros han escrito páginas muy hermosas y estimables de trabajo y dedicación al anuncio del Evangelio. Incluso varios de ellos han dado la vida como ofrenda suprema de amor.

 

¿BUSCAS NÚMEROS ANTERIORES DE LA REVISTA?

Para consultar números anteriores de la revista, entra en el archivo.