OMPRESS-BOLIVIA (25-06-20) En Bella Vista, en el Vicariato Apostólico de Pando, el pueblo entero se levanta contra el narcotráfico y “confisca” una avioneta, cansados de la inactividad de las autoridades y del ir y venir, con coronavirus o sin él, de los vuelos de la droga. Mons. Eugenio Coter, misionero italiano y vicario apostólico de Pando, contaba que todo el mundo veía en Bella Vista, en el municipio de Magdalena, Beni, que las avionetas que realizaban operaciones aéreas “iban y venían cargadas de cocaína”. En marzo, Bolivia impuso un estricto bloqueo para controlar la pandemia de coronavirus, pero esto no ha frenado a los narcotraficantes. Los residentes de Bella Vista, una población de unos cinco mil habitantes, bloquearon la pista con cercas de alambre. Los vuelos continuaron, por lo que el 18 de junio, una multitud marchó hacia la pista de aterrizaje, y literalmente se llevó una de las avionetas utilizadas para el narcotráfico hasta la alcaldía, exigiendo que se tomen medidas.

Mons. Coter, que en Bolivia está al frente de la REPAM, la Red Eclesial Panamazónica, explicaba a Catholic News Service que “el tráfico de drogas en Bolivia está muy extendido, y esta situación lo ha dejado claro”, e indica “que los narcotraficantes tienen el control de las pequeñas comunidades”. En su homilía del domingo cuestionó a “esta sociedad de adultos, silenciosa, llena de miedo y cómplices”.

Todos estaban “cansados de las violaciones, de los atracos y cansados de la vista gorda de las autoridades, porque todo el mundo veía la pista, el hangar y las avionetas que iban y venían cargadas de cocaína, entonces, la gente se levantó, clausuró el hangar y llevó una de las avionetas a la Alcaldía para decir aquí está, ¿qué esperan para moverse?”. Destacó que la población de Bella Vista hubiera perdido el miedo, una oportunidad para salvar a una generación de jóvenes que está en riesgo. La población se levantó, “sobre todo, cansados de ver a los jóvenes del colegio trasnochados, con los ojos rojos por la falta del sueño o por efecto de la drogadicción, cansados de la prostitución de menores”. Tras la protesta de la población, se presentó en la zona la Fiscalía y la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico de Beni, que incautó la avioneta y precintó el hangar donde se estacionaban hasta tres o cuatro avionetas de forma ilegal.

Preocupados de que los residentes que tomaron el avión serán objeto de represalias, los 14 obispos de la región amazónica de Bolivia emitieron un comunicado este 22 de junio en el que pidieron a los funcionarios del gobierno que protejan al pueblo, advirtiendo que no hablar sobre el narcotráfico convierte a todos en cómplices de quienes se benefician a costa de la vida y de los valores de las generaciones venideras. En Bolivia, se cultivan habitualmente coca, la materia prima utilizada para fabricar cocaína, y es en laboratorios clandestinos donde se procesa la droga. La pandemia ha interrumpido algunas rutas de envío, pero los traficantes utilizando aviones ligeros para transportarla fuera de Bolivia. “Bella Vista es emblemática, porque es la primera ciudad que se ha levantado”, decía Mons. Coter: “Veremos si otros siguen su ejemplo”.