OMPRESS-INDIA (22-12-17) La Conferencia Episcopal India ha expresado su dolor y pena por la violencia desatada contras sacerdotes y seminaristas en Satna, en el estado de Madhya Pradesh, en la India central, la noche del pasado jueves 14 de diciembre. Un grupo de 30 seminaristas y dos sacerdotes del St. Ephrem’s Theological College de Satna fueron detenidos cuando estaban cantando villancicos de Navidad en un festival navideño. Un festival que lleva celebrándose ininterrumpidamente los últimos 30 años. Desgraciadamente, en los últimos meses, este no ha sido el único caso de acoso a la Iglesia católica en Madhya Pradesh.

Según informan desde la Conferencia Episcopal India, lo que es aún más sorprendente es que ocho sacerdotes que más tarde fueron a preguntar por los detenidos fueran, a su vez, también detenidos. Para empeorar las cosas, se permitió que la situación fuera de la estación de policía fuera tan hostil que incluso aquellos que querían acercarse a las personas detenidas no pudieron hacerlo. Se les acusa del “delito de conversión”. “La violencia perpetrada por grupos que dicen ser ‘nacionalistas’ y que se han arrogado la pretensión de proteger el ‘nacionalismo’ y la ‘religión’ es vergonzosa” explican. La complicidad de la policía que arrestó a los seminaristas y que no prestó ayuda alguna mientras los sacerdotes y los seminaristas eran atacados causa disgusto. La falta de actuación policial y el incumplimiento de la ley no son tolerables en una democracia y en una sociedad civilizada, señalaba una nota de Mons. Theodore Mascarenhas, Secretario General de la Conferencia.

“La Conferencia Episcopal India”, decía la nota, “condena el comportamiento de los matones que incluso llegaron a incendiar el vehículo de los sacerdotes. Todos los indios de buena voluntad se avergonzarán de estos terroristas que pretenden ser una ‘policía religiosa’. Estamos absolutamente seguros de que no hablan en nombre de nuestros hermanos hindúes, tolerantes y amantes de la paz. Es triste que este ataque se produzca solo dos días después de los efusivos elogios a la Iglesia católica por parte del Honorable Vicepresidente de la India Shri Venkaiah Naidu, en las Celebraciones de Navidad 2017 organizadas en Delhi por la Conferencia Episcopal India el 12 de diciembre de 2017”.

La nota hace referencia a toda una serie de incidentes que han tenido lugar por todo el país, como el asesinato de un inmigrante bengalí, por su relación con una mujer de otra confesión religiosa. Los homicidios por motivos políticos en Kannur, Kerala y en otros lugares, los asesinatos brutales de periodistas en los últimos meses en Bihar, Karnataka, Uttar Pradesh, Tripura y en otros lugares. Los linchamientos de más de 32 personas en los últimos dos años, por la sospecha de matar una vaca o consumir su carne.

Termina la nota señalando que el odio y el miedo no ayudarán a construir una nueva India, por lo que pide a los líderes del país que se aplique la ley, se trate con la severidad que se merecen a los “elementos marginales”, y se garantice que todos los ciudadanos indios vivan sin miedo y con respeto y dignidad. La última cita de la nota es de Mahatma Gandhi: “Los medios violentos darán una libertad violenta; esto sería una amenaza para el mundo y para la misma India”.