OMPRESS-REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO (23-01-18) El mismo Papa Francisco, durante el ángelus en la Plaza Mayor de Lima, mencionaba la situación del Congo: “hoy me llegan noticias muy preocupantes desde la República Democrática del Congo. Pensemos en el Congo. En estos momentos, desde esta plaza y con todos estos jóvenes, pido a las autoridades, a los responsables y a todos en ese amado país que pongan su máximo empeño y esfuerzo a fin de evitar toda forma de violencia y buscar soluciones en favor del bien común. Todos juntos, en silencio, rezamos por esta intención, por nuestros hermanos de la República Democrática del Congo”.

En Kinshasa, la capital, se ha repetido este fin de semana la violenta respuesta de las autoridades que ya el 31 de diciembre causara varios muertos y numerosos heridos. Esta vez, la represión de las manifestaciones habría causado al menos cinco muertes, según informa la Misión de Naciones Unidas en el país. Las manifestaciones habían sido convocadas por el Comité de Laicos Cristianos, junto a otras organizaciones, y han llevado a decenas de detenciones. La Asociación Congoleña para el Acceso a la Justicia (ACAJ) habla de 247 arrestos, entre ellos ocho religiosos, aunque algunos fueron puestos en libertad el mismo domingo por la tarde. Algunas parroquias estuvieron cercadas todo el domingo.

La Iglesia, con el apoyo del mismo Papa Francisco, había intentado mediar en la crisis política que atraviesa el país. El presidente Kabila terminó su segundo mandato presidencial el 20 de diciembre de 2016, negándose a convocar elecciones, puesto que la constitución congoleña le prohíbe concurrir a un tercer mandato. Los manifestantes pretenden que se convoquen elecciones libres para el próximo diciembre, de manera que finalice la presidencia en funciones que ya dura más de un año.