OMPRESS-VALLADOLID (1-10-18) Las Obras Misionales Pontificias inician la campaña del Domund de este año, con la presentación en Valladolid, de “El Domund, al descubierto”, una iniciativa que busca acercar las misiones a la gente de la calle. Tras celebrarse en los últimos años en Madrid, Sevilla, Tarragona y Santiago de Compostela, esta edición tiene su centro en Valladolid. Con un especial protagonismo para los misioneros, se “descubrirá” el Domund a través de una exposición en la parroquia Nuestra Señora de Bari de Valladolid y una amplia agenda de actos en las diócesis cercanas de Ávila, Ciudad Rodrigo, Salamanca, Segovia y Zamora.

En la inauguración de “El Domund al descubierto” que tuvo lugar en la misma Parroquia de Bari, Mons. Javier Argüello García, obispo auxiliar de Valladolid, señalaba que la invitación a cambiar el mundo, del lema del Domund de este año, “es una pretensión osada, pero está en la entraña de la fe”. Celebró el hecho de escoger Valladolid y varias capitales castellanas para los actos de este año, porque “Castilla es una tierra con gran tradición misionera”.

Por su parte, el subdirector de las Obras Misionales Pontificias, José María Calderón, explicó que el Domund es una de las pocas Jornadas de la Iglesia que se celebran a la vez en todo el mundo y afirmó que “una de las grandes riquezas que tiene España son los misioneros, y eso hay que dárselo a conocer a la gente”. En este sentido, Calderón subrayó que “El Domund al descubierto” es un intento “de explicar a la gente el patrimonio misionero de la Iglesia, y de poner rostro a esos misioneros que han salido de nuestra tierra”. Afirmó además que “la Iglesia nació para la Misión, y esta no es un capricho de gente buena que quiere hacer el bien”, y, por eso, al contribuir “con el Domund estás construyendo un mundo mejor”.

Los fieles de Castilla-León aportaron 1.781.301,05 de euros en la colecta del Domund 2017. Solamente de Castilla León, hay más de 2.600 misioneros. En la exposición se presenta el testimonio de algunos de ellos.

Testimonio de misión es también el que ofreció esta mañana en la inauguración, Luis Miguel González, sacerdote diocesano de Valladolid vinculado al Instituto Español de Misiones Extranjeras. El misionero recordó que de niño vivía con intensidad las campañas del Domund en su parroquia rural, mientras su vocación misionera iba madurando. Cuando llegó ya misionero a la República Dominicana, acababa de pasar el terremoto de Haití, y quedó impresionado de la tragedia humana: “Muchos habían perdido a toda su familia”. La misión dio a este misionero la oportunidad de “mirar la vida con ojos diferentes, y ver a todos como parte de la misma humanidad”.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer