OMPRESS-REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO (11-03-20) Una película sobre la tragedia de las agresiones sexuales en el país más grande de África. La película “Sema” – en swahili “habla” – se presentó el 8 de marzo, el día de la mujer, en el Independent Film Festival de Washington. Se trata de una película dura, cuyas actrices son mujeres que sobrevivieron a la violencia sexual en la República Democrática del Congo. Asociadas a la directora Macherie Ekwa Bahango, conocida por su película Maki’la, ellas mismas escribieron colectivamente el guión y valientemente se ofrecieron para interpretarlo en esta película que muestra su lucha. Tráiler de Sema.

La congoleña Tatiana Mukanire, coordinadora del Movimiento de Supervivientes en este país de África, explicaba en una entrevista con Catholic News Service, la presión que sufrida por las agredidas para que abortasen: “No es fácil vivir con gente que te señala con el dedo todo el día”. Aún así hay muchas que han resistido. Las escenas de la aldea que aparecen en la película fueron filmadas en la propia aldea de Mukanire, Kombo. Las escenas urbanas se rodaron en la ciudad de Bukavu. El 90% de los actores de la película han sido víctimas de violencia sexual, y los propios hijos de las víctimas interpretaron los papeles de los niños en “Sema”. Como explicaba Tatian, aunque la película sea ficción, muestra lo que ha ocurrido en las guerras del Congo: las mujeres violadas son rechazadas, al igual que los niños fruto de las violaciones. “El niño de una serpiente es una serpiente”, declara una mujer de la aldea, que repetidamente le dice a su propio hijo que no juegue con el niño. El esposo de la víctima de violación la dejó después de que ella y otras cinco mujeres de la aldea fueran agredidas mientras cuidaban los campos.

El tema de la violencia sexual en el Congo logró una mayor atención gracias al Premio Nobel de la Paz 2018, el Dr. Denis Mukwege, otorgado precisamente por sus esfuerzos en educar a las personas sobre la violencia sexual, especialmente durante la guerra. La fundación Mukwege, creada por este doctor, desarrolla un plan de atención a las supervivientes, desarrollado en cuatro puntos: acceso universal a la atención integral; acceso universal a las reparaciones, responsabilidad de los perpetradores, ya sean individuos o gobiernos; y organización de las supervivientes para hablar y actuar. Mukanire es una de las 3.500 personas que ha capacitado la fundación Mukwege para hablar, “Sema”, para enseñar a todos y sobre todo a sus hijos a ser “una generación de esperanza”.