OMPRESS-TARRAGONA (14-12-18) Ayer alrededor de 400 niños de los colegios de Santa Teresa de Jesús, Sant Doménec, El Carme, Madre de Déu del Carme, Lestonnac, Sant Pau, Sagrat Cor desafiaron al frío y a la lluvia para poder ser “Sembradores de Estrellas” en Tarragona.

La Iglesia de Sant Antoni de Pàdua fue el lugar escogido este año para reunirlos a todos y recibir el envío de manos del Mons. Jaume Pujol, arzobispo de Tarragona, y convertirse en misioneros por las calles de la ciudad, felicitando la Navidad en nombre de ellos, tan lejos de Tarragona en lo físico y tan cerca por el cariño y la fe.

La actividad, organizada por uno de los colegios participantes, concretamente por el Colegio de Lestonnac, les hizo descubrir a todos los niños cómo encontrar a Dios y cómo ese encuentro lleva que sea compartido con los demás.

Tuvieron ocasión de escuchar un testimonio de un profesor que les recordó la necesidad de ser luz para los más necesitados, explicando su vivencia de acompañamiento a los enfermos. Y cómo en ello ve a Dios a pesar del sufrimiento.

Para explicar dónde pueden también ellos encontrar a Dios, se representó una “obra de teatro musicalizada”. Se escenificó la historia de una niña, Alicia, preocupada porque no hallaba a Dios porque solo lo buscaba en lo extraordinario. Poco a poco lo acaba descubriendo en lo cotidiano, en los pequeños detalles de cada día, en la vida misma. Este descubrimiento la llena de alegría y de agradecimiento para valorar lo infinito del amor de Dios. Todos los colegios habían trabajado previamente ese concepto: la infinitud del amor del Padre y montaron en un panel un símbolo del infinito.

Tras la representación, el arzobispo realizó el envío de los niños, como sembradores de estrellas entregándoles a todos los participantes las estrellas que iban a repartir por las calles.

Previamente en El Campanar, un programa de radio de la diócesis tarraconense, tres niños, Arnau, Blanca y Joan, explicaron a los oyentes qué representa “Sembradores de Estrellas” y en qué consiste. Como explicaba Blanca, os misioneros están en la otra punta del mundo y no pueden venir a felicitar las Navidades, “lo hacemos nosotros por ellos”. En cuanto al signo del infinito, explicaron que cada uno de los colegios aportó una parte del símbolo, porque “hay infinitas maneras de acoger a Jesús”. De hecho cada participante en Sembradores de Estrellas llevó una mano de papel pintada que recogía su forma de acoger a Jesús. Cosas sencillas… Joan, en la suya escribió: “Yo acojo a Jesús cuando saludo a la gente por la calle y cuando dejo sentarse a las personas mayores en mi sitio”.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer