OMPRESS-AUSTRALIA (14-02-18) Las Obras Misionales Pontificias de Australia han lanzado la campaña “Seminarian Appeal” – el equivalente a la campaña de Vocaciones Nativas en España – para recaudar fondos para los seminaristas en países de todo el mundo. Una campaña que promueve la Obra de San Pedro Apóstol, una de las cuatro Obras Misionales Pontificias.

En Australia cada año cuentan con un seminarista, que pone cara al destino de estas ayudas. Amoon Nathaniel, de Pakistán, será uno de los “rostros” de este año, un joven que decidió tomar el camino del sacerdocio, tras un ataque a una iglesia en su país.

Amoon tenía 15 años cuando vio impotente como ardía su iglesia tras un ataque. Aquello en vez de asustarle, fue el revulsivo para que decidiera hacerse sacerdote. Años después recibiría una beca de las Obras Misionales Pontificias para estudiar en Roma.

El director nacional de Catholic Mission – las Obras Misionales Pontificias de Australia –, el padre Brian Lucas, visitó Pakistán donde conoció el seminario mayor de Lahore, hogar de 83 jóvenes que se preparan para el sacerdocio. El rector, el padre Asif John, le habló de dos estudiantes de su seminario que habían sido becados para estudiar en Roma, Amoon y Albert Adil. Dos estudiantes muy brillantes, con los que se encontró un año después en Roma.

“Compartió conmigo que cada día en Pakistán es una lucha para los cristianos”, cuenta el padre Brian Lucas, “y se necesitan sacerdotes para guiar y mantener la unidad en la fe. Su temor es que si faltan sacerdotes ya no habrá cristianos en Pakistán”. Por su parte Albert Adil compartió una de sus motivaciones para ser sacerdote, su sueño de que todos los niños de Pakistán accedan a una educación de calidad, aprendiendo y creciendo en un entorno seguro. Los dos jóvenes regresarán pronto a sus comunidades locales a apoyar a sus comunidades, programas educativos y atención pastoral a enfermos y ancianos.

Según explicaba el padre Lucas, “El Seminarian Appeal recauda fondos vitales para la Obra de San Pedro Apóstol, que mejora las oportunidades de hombres y mujeres jóvenes que se preparan para la vida religiosa, saliendo al encuentro de sus necesidades de su educación y sustento”.