OMPRESS-MORELLA (23-03-18) Era el 14 de febrero de 1673 cuando las autoridades civiles de la Villa, a petición del pueblo morellano, juraron un Voto a la Virgen de Vallivana en señal de agradecimiento tras librarse de una terrible plaga de peste en 1672. El voto consistía en el compromiso de celebrar un solemne Novenario cada seis años en honor de la Virgen. Desde ese año este juramento se ha cumplido, interrumpido solo en tiempos de guerras. Y este año toca.

La fiesta se celebra durante la segunda quincena de agosto, precedido de un año de preparativos para elaborar los adornos de las calles de Morella. Este trabajo de artesanía popular consiste en confeccionar grandes diseños ornamentales que presiden el recorrido de las procesiones sexenales. Durante un año los vecinos y vecinas morellanas realizan estos tapices a base de finísimo papel rizado. Una vez instalados, Morella se convierte en un museo por la belleza y delicadeza de estos adornos.

Se organiza el solemne novenario, se adornan las calles, se preparan las danzas y los cuadros bíblicos… Pero una parte importante de esta celebración es el Sexenni solidario, que este año tiene la vista puesta en Mozambique.

Hace seis años se colaboró con 27.000 euros en un proyecto de la ONG Delwende de las Hermanas de la Consolación en Inhambane, Mozambique. Se construyeron las aulas de una escuela de primaria en el barrio Libertade de dicha ciudad, que una vez construida ha acogido a 2.600 alumnos.

Desgraciadamente el mes de febrero del año pasado un huracán destruyó gran parte de las instalaciones del colegio de Inhambane. El presupuesto de reconstrucción es muy elevado, pero desde Morella se han comprometido a aportar 15.000 € para facilitar la tan necesaria reconstrucción en este nuevo Sexenni.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer