OMPRESS-CAMERÚN (5-02-19) El misionero javeriano en Camerún, Ángel de la Victoria, recoge en su blog, http://ecosdelasabana.blogspot.com/, este inicio de año en la misión. Entre sus noticias, los “ecos de la sabana”, habla del Centro Cultural y Museo del Valle del Logone: “En los últimos ecos os hablaba de lo que un compañero javeriano llamado Tonino está haciendo en la ciudad de Yagua, situada en el norte de Camerún, junto a la frontera con Chad. Tonino llegó a esa zona en el 1985 y desde entonces, a excepción de algún curso que ha seguido fuera o de un tiempo de vacaciones, ahí está. Es un hombre apasionado por el idioma y por las costumbres y tradiciones. Poco a poco fue convirtiéndose en un experto del idioma massa, que allí se habla, y ha publicado un diccionario y varios libros sobre este idioma. Desde hace varios años lleva adelante este proyecto del museo o centro cultural de Yagua, que podréis ver en el video que he colgado en el blog. Es bonito el ver que hay distintas maneras de ser misionero y de llevar la pasión a los otros por Cristo. Sin duda que el permitir que una cultura no se pierda, que la riqueza artística y los tesoros de un pueblo no desaparezcan y sean engullidos por la modernidad es también un modo de ser misionero y de llevar Jesús a los que no lo conocen todavía. Desde aquí quiero hacer conocer la labor de este compañero que discretamente sigue al pie del cañón después de muchos años, haciendo comprender que si un pueblo pierde su cultura y sus tradiciones lo pierde todo”.

Y en referencia la semana ecuménica celebrada en Oyom-Abang, cerca de la capital, Yaundé, el misionero cuenta: “Es ya una tradición la semana de oración por la Unidad de los Cristianos que se celebra del 17 al 25 de enero en todo el mundo. Aquí en nuestro barrio también podemos decir que es una tradición pues se celebra desde hace varios años y estamos orgullosos que sea realidad y que sea el único barrio de la ciudad en el que se vive con intensidad. Es cierto que somos nosotros los que empujamos para que se realice y los que convocamos a las otras iglesias con las que vivimos esta semana (…). El tema de este año ha sido muy interesante “Justicia y Paz se abrazan. Camino de unidad”, y hemos escuchado testimonios y mensajes muy interesantes sobre el compromiso cristiano por la justicia en medio de un modo lleno de tensiones y conflictos. Precisamente Enoc, el pastor evangélico, que hizo la homilía el primer día insistía sobre el hecho que vivimos en un país con conflictos por todos los lados. En el norte del país está el conflicto con los terroristas de Boko Haram que tantas víctimas ha causado y que parece ahora estar en silencio. En el este del país está el conflicto con los grupos armados de Centroáfrica que también crean desestabilidad. Pero el gran conflicto está en el noroeste y en el suroeste, parte anglófona del país de la que os hable hace poco, en donde se vive un conflicto del que se habla poco pero muy cruel. Cuantos civiles y militares muertos, cuantos desplazados que han tenido que dejarlo todo, cuanto sufrimiento y ante el cual no hay muchas expectativas de solución, pues el gobierno ignora, silencia y relativiza lo que allí ocurre. El rezar juntos sobre este tema y escuchar lo que los otros pastores y las otras iglesias piensan y dicen nos ha servido mucho para descubrir que no estamos solos y que somos muchos los que estamos haciendo una batalla contra la injusticia y todo a partir de nuestra fe en Jesús”.