OMPRESS-FILIPINAS (16-04-20) Católicos de China continental han hecho una campaña de ayuda a través de la radio destinada a la población filipina de los barrios marginales de Manila. Estos barrios cerrados por las medidas contra el Covid-19, están sufriendo especialmente esta situación. Los fieles chinos aportaron 85.000 dólares a través de donaciones al servicio en mandarín de Radio Veritas Asia, en Quezon City.

Radio Veritas Asia (RVA) es una nueva plataforma de medios de comunicación que comenzó como en 1969 como una estación de radio católica continental, en onda corta, queriendo ser “la Voz del Cristianismo Asiático”. En 1974 la federación de Conferencias Episcopales de Asia la asumió como proyecto común para toda Asia. En la actualidad a través de internet y los nuevos medios tiene sitios webs en 21 idiomas. Desde el chino mandarín al tamil de Sri Lanka, pasando por el vietnamita y el urdu de Pakistán e India.

El padre Joseph Leo, coordinador del Servicio de mandarín de RVA, dijo que los fondos donados por los fieles chinos se están utilizando en proporcionar paquetes de alimentos a las comunidades pobres, de los barrios de Manila. Explicó que parte de los fondos también fueron donados a diferentes organizaciones benéficas católicas que trabajan entre los pobres en Metro Manila. Un proyecto dirigido por los padres vicentinos ayuda a la gente de Payatas en Quezon City, un lugar pobre alrededor de una montaña de basura donde la recogida de residuos es la industria local. Otras organizaciones incluyen el Centro Arnold Janssen, que sirve a personas sin hogar, y el Grupo de Solidaridad Claret, que también ayuda a familias pobres.

Como medio de comunicación que sirve a las iglesias en China, el sacerdote dijo que RVA ha estado recibiendo mucha atención de sus oyentes sobre la situación del país durante esta crisis. “Desde que informamos de la noticia del cierre de Manila, nuestros oyentes están muy preocupados por la gente pobre de aquí”, explicaba. Todos los años, muchos sacerdotes, religiosas y religiosos chinos visitan Filipinas, lo que también les brinda la oportunidad de visitar proyectos de RVA de ayuda a personas necesitadas. “Les ayudan todos los años. Por eso, cuando se cerró Manila comenzaron a donar dinero para comprar arroz para los pobres”, decía el padre Leo que asegura que los donativos siguen llegando. La mayor parte del dinero recibido por RVA proviene de la diócesis de Wenzhou y de sus oyentes en Guangzhou, Tianjin, Fuzhou y otras partes de China continental.