OMPRESS-MADRID (25-02-21) La conferencia inaugural de las XVII Jornadas de Empelados y Voluntarios de OMP ha corrido a cargo de Fernando García Rodríguez, sx, superior general de los Misioneros Javerianos, con el título “Francisco y el espíritu de la PUM”. Desde la casa general de la congregación en Roma, ha hecho un repaso histórico de esta Obra –cuyo nombre original fue “Unión Misional del Clero”-. Fundada por el beato Pablo Manna en 1916, nació para impulsar el espíritu misionero de los sacerdotes, porque “estaba convencido que sólo un clero misionero podía animar misionalmente todo el pueblo de Dios”. El primer presidente de la Obra, tal como ha explicado Fernando García, fue Mons. Guido M. Conforti, Obispo de Parma y fundador del Instituto de los Misioneros Javerianos.

El superior general de esta misma congregación ha mostrado cómo esta iniciativa particular fue asumida en 1937 como una de las Obras Misionales Pontificias, y en 1956, por voluntad del Papa Pio XII, pasa a llamarse “Pontificia Unión Misional”, con la que es conocida actualmente. Según ha mostrado el javeriano Fernando García, en la carta apostólica Graves et increscentes, el Papa Pablo VI establece los objetivos de esta Obra: formar e instruir a los sacerdotes en la tarea misionera de la Iglesia, sostener las vocaciones misioneras, promover la recogida de ayuda económica para los misioneros y la educación misionera del pueblo de Dios.

Tras hacer un repaso por el magisterio pontificio sobre la PUM, Fernando García ha puesto el foco en el mensaje que el Papa Francisco dirigió a la Asamblea General de OMP el pasado mes de mayo. En él, el Papa recordaba que el protagonista de la misión es el Espíritu Santo, y que la misión nace de un corazón enamorado que se ha encontrado con Cristo.  Asimismo, Francisco invitaba a la urgencia de la renovación de OMP, para evitar toda tentación de auto referencialidad y funcionalismo. Según ha explicado el superior general de los javerianos, el Papa pidió en ese mensaje a las OMP volver a los orígenes y encontrar formas nuevas y creativas para desarrollar el carisma -fundado en el binomio oración-cooperación-, e insertarse más en las parroquias e iglesias locales.

Y por supuesto, según ha subrayado el javeriano, uno de los puntos esenciales defendidos por el Papa es que la misión no se reduzca a la ayuda a los pobres exclusivamente. “Que nadie ni nada nos quite la alegría e urgencia de anunciar y testimoniar el amor de Dios manifestado en Jesucristo, a través de la acción del Espíritu Santo”, ha concluido Fernando García. Tras sus palabras ha tenido lugar un debate, en el que se ha puesto de manifiesto la importancia de la oración en un doble sentido: por un lado como relación personal con Cristo sin el que la misión no tiene sentido, y por otro lado como acompañamiento de los misioneros y de las comunidades jóvenes.

Al final de la mañana, se ha explicado qué es el Fondo de Nuevo Evangelización de la Conferencia Episcopal Española, que desde hace unos meses ha dejado de pertenecer a la Secretaría General del episcopado y ha pasado a formar parte de la Comisión Episcopal de Misiones. Y por ello, su director, Juan Martínez, ha querido explicar su identidad y procesos ante trabajadores de las delegaciones, que a partir de ahora tendrán relación directa. Según ha explicado, este Fondo nació en 1997 como una iniciativa generosa de los obispos para sostener proyectos pastorales en las iglesias más pobres. En 2020 se sostuvieron desde este Fondo 219 proyectos pastorales, y esperan seguir ayudando con la ayuda, desde ahora, de las delegaciones de misiones de las diócesis.