OMPRESS-ALEMANIA (17-12-20) Es una tradición en Alemania que, en los días que preceden a la Epifanía, los niños “Sternsinger”, los “cantores de la estrella” de Infancia Misionera, llamen a las puertas de los hogares llevando la bendición del recién nacido. El covid-19 alterará esta vieja tradición. Como manda la tradición, vestidos de Reyes Magos – de hecho la campaña se llama oficialmente Dreikönigssingen (el canto de los tres reyes), con la estrella y sus villancicos, los “Sternsinger” han llamado año tras año a las puertas de las casas alemanas. Estos niños llevan, en una pegatina, la bendición C + M + B (Christus Mansionem Benedicat – Cristo bendiga esta casa) a las familias, recogiendo donativos para los muchos otros niños que tanto sufren en el mundo.

El año pasado fueron 300.000 las niñas y niños de toda Alemania que llevaron esta bendición y pidieron un donativo. La recaudación de los “Sternsinger” alcanzó los 52,4 millones de euros, que constituye casi el 80% de la aportación alemana a la Kindermissionswerk, la Obra Pontificia de Infancia Misionera.

La semana pasada, sin embargo, se canceló oficialmente estas visitas, por lo que los Sternsinger tendrán que quedarse en casa debido a la crisis del coronavirus. El presidente de Kindermissionswerk en Aquisgrán, Dirk Bingener, explicaba que, como parte de la Navidad, “la gente anhela la bendición de los Sternsinger. Por eso la campaña Dreikönigssingen se está llevando a cabo por nueva vías: sin contacto y con creatividad, en solidaridad con los niños del mundo”, por lo que confiarán en otros formatos, como que los niños realicen visitan “online” a los hogares.

Las pegatinas con la bendición “C + M + B” se enviarán por correo y se facilitarán en las celebraciones litúrgicas, extendiendo la campaña hasta el 2 de febrero, de manera que todos tengan tiempo de recibir la bendición de sus hogares para todo el año. Desde Kindermissionswerk se ha pedido a los grupos de cantores que no olviden los hospitales y hogares de ancianos, para hacerles llegar, de la forma más segura, su felicitación y sus villancicos. Tras un año de normas de distanciamiento y restricciones de contacto, no deben sentirse solos. Cada año también era tradición que un grupo de Sternsinger hiciera una visita oficial a la canciller alemana y al presidente de la República Federal. Por el momento la cita se mantiene…