OMPRESS-FILIPINAS (11-06-18) Según informa la Conferencia Episcopal Filipina este domingo a las cinco de la tarde, hora local, era asesinado a tiros el padre Richmond Villaflor Nilo, en la ciudad filipina de Zaragoza, a unos 150 kilómetros al norte de Manila. El sacerdote estaba revistiéndose para celebrar misa en la Capilla de Nuestra Señora de las Nieves cuando recibió varios disparos a través de la ventana.

Se trata de una verdadera oleada de atentados. El 6 de junio, el miércoles de la semana pasada, el padre Rey Urmeneta, en la ciudad de Calamba, al sur de Manila, sobrevivió a los disparos de dos hombres armados. El 29 de abril el padre Mark Ventura era asesinado en Gattaran, tras celebrar la misa del domingo. El 4 de diciembre de 2017, el padre Marcelito Paez era asesinado a tiros en el pueblo de Jaén, no muy lejos de donde se produjo el ataque de ayer.

El obispo de Cabanatuan, Mons. Sofronio Bancud, hacía público un comunicado en el que pedía a los católicos que rezaran por el alma del padre Nilo y “por la paz, la sanación y la seguridad de nuestras comunidades”.

La organización de derechos humanos Karapatan condenó los ataques contra los sacerdotes, que calificó de “signos claros de un clima de impunidad en Filipinas”.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer