OMPRESS-AUSTRALIA (14-04-20) Catholic Mission – las Obras Misionales Pontificias en Australia – también se han sumado a la campaña del Fondo de Emergencia a la que ha convocado el Papa Francisco mostrando cómo los misioneros – dicen ellos – “todavía estamos aquí”. Para mostrar que los misioneros siguen estando allí, han elaborado un vídeo en inglés en el que de manera sencilla explican ellos mismos, los misioneros, cómo continúan trabajando junto a las poblaciones locales. Son personas, como el prefecto apostólico de Battambang, Kike Figaredo, que necesitan que estemos unidos a ellos ante esta situación extraordinaria, como lo hemos estado durante años en “lo ordinario”: carencias educativas, sanitarias, sociales, víctimas de guerras, violencia y abandono…

Las Obras Misionales Pontificias de todo el mundo se han sumado a la petición del Papa Francisco de crear un Fondo de Emergencia internacional para ayudar a los Territorios de misión. En Alemania, el Director Nacional de Missio Munich, Mons. Wolfgang Huber expresaba su preocupación por aquellos que viven en las comunidades a las que ayudan las Obras Misionales Pontificias. “Observamos con gran preocupación cómo se propaga el Coronavirus en los países de nuestros proyectos en África y Asia”, señalaba. Los estándares de higiene inadecuados en las áreas pobres, la infraestructura local deficiente y los sistemas de salud a menudo deteriorados en muchos países amenazan con hacer que la propagación del virus sea un desastre. “Estos países no pueden enfrentarse a los efectos de la pandemia de la misma manera que nosotros lo podemos hacer”.

Aunque actualmente hay informes limitados de casos en África, la desnutrición y las carencias en cuidados y atención médica hacen que las poblaciones sean especialmente vulnerables. En Madagascar, por ejemplo, la gente está intentando cualquier cosa para protegerse contra el virus, dice Mons. Marie Fabien Raharilamboniaina. “La población tiene miedo. Es triste ver a los pobres que no tienen nada para protegerse. Ayer fui al mercado y los vi buscando limones porque el limón se considera una cura para el virus”. Al otro lado del mundo, el cardenal Baltazar Porras, en Venezuela, está decidido a continuar brindando apoyo a las comunidades afectadas. “Ayudémonos unos a otros y no nos preocupemos solo de nosotros mismos, también debemos pensar en aquellos que más lo necesitan, los pobres y excluidos”.