OMPRESS-ESCOCIA (6-06-18) Los niños de la escuela de primaria St Aidan’s, en la localidad escocesa de Wishaw, ha entregado a la Obras Misionales Pontificias 350 libras, unos 400 euros, fruto de toda una campaña de recaudación de fondos llevada adelante por ellos.

Aunque pueda parecer una suma pequeña, Sandra McLean, directora de la escuela, ha explicado que se trató de un esfuerzo hecho por los mismos niños que idearon toda una variedad de iniciativas para recaudarla. “Hubo una venta de pasteles y dulces, un día de ‘pelo loco’ – arreglarse el pelo haciendo figuras y formas divertidas – e incluso un ‘túnel’ de lavado de coches”. Uno de los chicos, explicaba la directora, “incluso entregó el dinero que recaudó en marzo retirando nieve de la entrada a las casas de sus vecinos”. Por eso, “estamos muy orgullosos del esfuerzo de los niños, han estado absolutamente fabulosos”.

Gerard Gough, director de comunicación de Missio Scotland – las Obras Misionales Pontificias de Escocia – se reunió con los chicos para agradecerles su gesto y su creatividad. Aprovechó para hablarles de los proyectos que se llevan a cabo en Uganda, a favor de chicos y chicas como ellos. Proyectos que se llevan a cabo gracias a las ayudas de colegios católicos, como el St Aidan’s, a lo largo y ancho de Escocia.

La cantidad recaudada en St Aidan’s se sumará a lo que recauda en Escocia y en todo el Mundo la Obra Pontificia de la Infancia Misionera. En Escocia, trabaja sobre todo a través de los colegios católicos. A los niños de estos colegios se les pide que haga dos cosas todos los días: que recen por los niños de los territorios de misión de todo el mundo y que donen una pequeña moneda, unos peniques. Es como se cumple el lema de Infancia Misionera, “los niños ayudan a los niños”.