OMPRESS-KENIA (25-03-20) Este pasado sábado el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, presidía una jornada de oración “virtual” con todos los líderes políticos y religiosos del país, buscando la unidad ante la pandemia que aún no ha golpeado al país africano. Esta oración tuvo lugar a partir de las 12:00h en la mansión presidencial del primer mandatario, transmitida en directo vía medios de comunicación e internet. El objetivo, movilizar a Kenia contra la epidemia de coronavirus. Ha sido un llamamiento a la paz y a la unidad del país en un momento en que el gobierno ha endurecido las medidas de confinamiento, aunque sólo se habían detectado el pasado 20 de marzo, cuando entraron en vigor, siete casos de coronavirus.

El encuentro del sábado que duró unas dos horas, reunió a unas pocas decenas de personas, los líderes políticos y religiosos, que guardaron las recomendaciones sanitarias, estando a más de un metro unos de otros. El presidente Kenyatta dijo: “A todos vosotros, queridos kenianos, que nos seguís por la televisión, la radio o internet, hoy es el día en que debemos defender los que Dios ha hecho por nosotros y pedir su ayuda frente a este desafío que afronta nuestro país pero también el mundo entero”. El vicepresidente William Ruto, los speakers de la Cámara Justin Muturi y Ken Lusaka, los líderes de la oposición Raila Odinga, Kalonzo Musyoka y Musalia Mudavadi se unieron al presidente en ese momento de oración.

El obispo anglicano Joseph Ole, en su intervención, señalaba que “esta prueba nos recuerda que Dios es muy superior a nuestras capacidades y poderes. El objetivo hoy es unificar la nación en torno al amor de Dios”. Todos mencionaron cómo el país contiene el aliento, dividido entre el miedo a la propagación del virus y la angustia de las consecuencias económicas dolorosas y devastadoras que tendrá para su población.

“Oremos por nuestro país. Oremos por nuestra unidad. Oremos para ver esta pandemia resuelta y comprometámonos a amarnos unos a otros, a vivir en paz y armonía unos con otros, y oremos para que el mundo vuelva a centrarse nuevamente en las cosas que son buenas, en las cosas que son virtuosas, en aquellas cosas que son pacíficas”, había declarado el presidente al convocar este encuentro de oración.