OMPRESS-FILIPINAS (17-12-19) El pasado 24 de noviembre, todos los usuarios del buscador Google en Filipinas pudieron disfrutar de un “doodle” dedicado al 195 aniversario de la construcción del órgano de bambú del agustino recoleto Diego Cera, situado en el templo parroquial de San José de Las Piñas, en Manila, Filipinas.

Un “doodle” es el logotipo en la página de inicio de Google que se cambia con una imagen artística para conmemorar los logros de las personas, eventos históricos y de otro tipo, o días festivos. Si se pulsa, un texto y más imágenes ilustran sobre la persona o hecho. Se le ha dedicado un doodle al órgano porque es “un monumento a la construcción sostenible y la sofisticación tecnológica, el órgano de bambú se erige como un símbolo de lo que es posible cuando el diseño se basa en recursos nativos, mano de obra y el ingenio de la gente de su nación”, según explican desde Google, https://www.google.com/doodles/195th-anniversary-of-las-pinas-bamboo-organ.

Fray Diego de Cera era un misionero de la Orden de los Agustinos Recoletos que vivía en Las Piñas, un hermoso pueblo cerca de la Bahía de Manila, en Filipinas. Era 1817 y él mismo había fundado el pueblo al que poco a poco se fueron añadiendo casas. Hoy en día tiene medio millón de habitantes. Pero el fraile no se quedó sólo en fundador, también construyó la iglesia, y los caminos que unían el pueblo al resto de Filipinas, y diseñó los dos puentes de piedra, y enseñó a la gente del pueblo a construir salinas para obtener sal del mar y a cardar la lana de las ovejas, y a hacer tintes, incluso escribió un libro sobre el tema, y a curtir las pieles de los animales para hacer cuero, y a plantar árboles… Era un misionero absolutamente arrollador.

Pero el secreto de Fray Diego, lo que de verdad le gustaba, era la música. De niño en la lejana Huesca, en España, al otro lado del mundo, ayudaba a su familia en la construcción de órganos y otros instrumentos. Su familia se había dedicado a ello durante generaciones así que lo llevaba en la sangre. El tema de los violines lo resolvió muy bien. La madera abundaba y tras construir instrumentos para todos creó una orquesta de instrumentos de cuerda bastante aceptable. Pero, ¿y el órgano? ¿No le cabía en la cabeza una iglesia sin órgano? Fue entonces cuando el genio práctico de este magnífico misionero le hizo crear el primer órgano de bambú del mundo. Y no es precisamente pequeño, porque cuenta con 1.031 tubos. Es un órgano magnífico y su música sigue hoy fluyendo igual de hermosa después de 200 años

En la década de 1880, los desastres naturales dañaron el instrumento y tuvo que enviarse a Alemania para ser restaurado. Vuelto a la isla, cada año, desde 1975, la Bamboo Organ Foundation promueve las celebraciones anuales a las que han asistido algunos de los organistas más famosos de todo el mundo. El 24 de noviembre de 2003, el órgano de bambú fue catalogado como Tesoro Cultural Nacional por el Museo Nacional de Filipinas.