OMPRESS-VIETNAM (26-06-20) La diócesis de Lang Son-Cao Bang a pesar de su largo nombre es la más “pequeña” de las diócesis vietnamitas en número de fieles y de sacerdotes, en medio de un territorio montañoso y en las que los “viet” son minoría entre las etnias de la región. A día de hoy, la diócesis de Lang Son-Cao Bang, en el norte de Vietnam, es la diócesis vietnamita con el menor número de fieles, tiene poco más de seis mil, aproximadamente el 0,33% de la población local, pero el trabajo de evangelización se presenta prometedor.

Dada la falta de sacerdotes en esta diócesis montañosa y el tamaño del territorio, el obispo, Mons. Joseph Chau Ngoc Tri, necesita más misioneros. En los últimos años, la diócesis ha redefinido los límites de las parroquias y fundado centros misioneros para desarrollar las obras de evangelización entre los lugareños. La diócesis de Lang Son-Cao Bang abarca 18.359 km² en las provincias de Lang Son y Cao Bang, así como los distritos al este del río Lo, en la provincia de Ha Giang. En 2017, la población de estas zonas era de 1.77 millones, incluidos varios grupos étnicos. En Vietnam hay 85 etnias distintas, además de los “viet”. Los grupos étnicos Nung y Thay representan el 85% de la población local, el resto forman parte de otros con el chino Kinh, Sao, San Chay, Hmong y chino Han. Así que en esta zona los “vietnamitas” son minoría. La mayoría de los católicos son del grupo étnico Kinh, provenientes de otras diócesis vietnamitas que se han trasladado desde las llanuras para encontrar trabajo en la agricultura, ganadería, comercio o artesanía, aunque hay poca actividad industrial y el turismo está prácticamente por desarrollar.

Los misioneros y las religiosas y religiosos llegados a Lang Son-Cao Bang tuvieron que adaptarse para llegar a las poblaciones locales. Y es que la mayoría de las iglesias parroquiales se encuentran en ciudades, mientras que los católicos viven principalmente en las zonas rurales, por lo que, al principio, resultaba difícil organizar actividades parroquiales para los fieles. Hoy, los catequistas y las iniciativas pastorales se centran en la formación de la fe y en la liturgia dominical, hay cada vez más grupos y asociaciones católicas y, desde 2017, se ha hecho un esfuerzo en promover las vocaciones, con algunos seminaristas que son la semilla de un futuro clero local.

Los primeros misioneros de esta zona del norte de Vietnam fueron dominicos, algunos de ellos españoles, como la mayoría de los vicarios apostólicos de lo que a mitad del siglo XIX se conocía como Tonkín oriental, mucho antes del colonialismo, cuando los protagonistas de la misión tenían nombres como Antonio Colomer, de Vic, o Hilarión Alcázar, de Villatodas en Toledo, o los santos Jerónimo Hermosilla, riojano, Ignacio Clemente Delgado, zaragozano.