OMPRESS-BANGLADESH (26-02-20) La parroquia de Doripara se pone como meta cuaresmal limpiar los canales y mejorar la gestión de los residuos. Inspirados en la encíclica Laudato si’ del Papa francisco, los feligreses de esta Parroquia dedicada a la Sagrada Familia y enclavada en la archidiócesis de Dhaka, la capital de Bangladesh, planean restaurar y conservar, durante esta Cuaresma, el medio ambiente, lo que en la práctica incluirá la limpieza de dos canales sucios y contaminados e implementar un sistema ecológico para tratar los residuos.

Según informa la agencia católica UCA News, el plan de limpieza se deriva de la insoportable contaminación ambiental que plantea grandes riesgos para la salud humana, dicen los líderes locales. El pueblo está atravesado por dos canales que se han convertido en una alcantarilla abierta extremadamente contaminada y maloliente debido a años de contaminación por basura doméstica, incluidos los desechos humanos de los inodoros.

A partir de hoy, Miércoles de Ceniza, la parroquia y sus feligreses, unos 3.500, pondrán en marcha el plan “Trabajar por una aldea limpia”. Swapan Stephen Rozario, miembro del consejo parroquial explicaba a UCA News que habían pasado “aproximadamente 20 años desde que los canales dejaron de funcionar debido a la contaminación. Hoy no son más que alcantarillas abiertas llenas de desperdicios y produciendo un hedor extremadamente malo. Además, las personas han arrojado artículos de plástico que bloquean el flujo de agua. Debemos recuperar los canales y cambiar nuestros malos hábitos, o tendremos que pagar un alto precio por la contaminación pronto”.

Además de restaurar los canales, los aldeanos tendrán que comenzar una gestión eficaz de los desechos en lugar de arrojarlos en los canales y ocuparse de la plantación de árboles y la jardinería para mejorar el medio ambiente. “Esperamos que el ambiente en el pueblo mejore en los próximos días”, añadía Rozario, “y que el mensaje se extienda por todo el país. La gente necesita darse cuenta de que si protegemos el medio ambiente, la próxima generación tendrá un lugar más seguro donde crecer”.

Todos los viernes durante la Cuaresma, los católicos participarán en un “Vía Crucis con la Naturaleza” para contemplar la necesidad de la conservación del medio ambiente y lo que deben hacer. Se les animará a comprometerse a no tirar más basura a los canales, a que cada familia gestione eficazmente sus residuos y a que no establezcan granjas avícolas en sus casas por el bien del medio ambiente. En un año se espera que todas las casas instalen tanques escépticos para los baños, para lo que las cooperativas cristianas locales otorgarán préstamos a bajo interés. Los comerciantes en el mercado local recibirán bolsas hechas de yute y tela en lugar de plástico, se restringirán los vehículos que contaminan el medio ambiente y se informará a los escolares a través de un concurso de arte.