OMPRESS-VIETNAM (1-12-20) El pasado sábado tenía lugar la dedicación e inauguración de la nueva Iglesia de Mong Son, en la provincia montañosa de Yen Bai, en el norte de Vietnam. Ha sido el anhelo de una comunidad que fue desplazada hace 50 años por la construcción de una central hidroeléctrica. Más de dos mil personas se reunieron para la celebración, según informa UCA News, para celebrar un sueño de 50 años. Tuvieron que abandonar sus casas y sus tierras cuando se construyó la presa de Thac Ba, la más grande de esta zona del norte de Vietnam, que inundó una treintena de parroquias. En 1970 se fundó la nueva parroquia de Mong Son en una humilde capilla de madera.

La celebración estuvo presidida por Mons. Jean-Marie Vu Tat, obispo de Hung Hoa, la diócesis a la que pertenece la parroquia. También bendijo la nueva rectoría de la parroquia. Pierre Ngo Van Chien, un católico local, carpintero de profesión, explicaba a UCA News que necesitaron siete años para completar la nueva iglesia, dedicada a Nuestra Señora del Rosario, debido a que los problemas económicos detuvieron el trabajo durante dos años. Fue en 2016 cuando las Obras Misionales Pontificias, con donativos del Domund, pudieron colaborar enviando 25.000 dólares, ante la necesidad perentoria de continuar con la construcción. El año anterior se habían enviado 100.000 dólares para colaborar en la construcción de otras cuatro parroquias de la región que sufrían los mismos problemas que la de Mong Son: más de cincuenta años de una construcción improvisada y levantada con prisas e imposibilidad de reunir a sus comunidades por el minúsculo tamaño de las mismas.

Pierre, de 45 años y padre de cinco hijos, explica que su familia donó dinero y se ofrecieron como voluntarios para trabajar en la construcción de la iglesia. Su padre, que ahora tiene más de 80 años, tuvo que abandonar su casa y su granja en 1967. Fue uno de los 50.000 habitantes que tuvieron que dejar sus propiedades en los años sesenta y setenta por la construcción de la presa. La comunidad de la parroquia cuenta con tres mil fieles, a los que el vicario general de la diócesis de Hung Hoa, el padre Minh Tien, agradeció su generosidad, que extendió a todos los donantes y benefactores y a los voluntarios que se unieron para completar la iglesia de estilo neogótico.

“A partir de ahora, tendrá un hermoso lugar para reunirse y orar, celebrar la liturgia, aprender el catecismo y participar en otras actividades religiosas en su vida de fe”, agregó el vicario. La iglesia, con una superficie de 800 m², tiene dos torres de 40 metros de altura. Curiosamente desde la parroquia hay una vista panorámica de la presa de Thac Ba. La nueva iglesia será uno de los lugares de peregrinación de los católicos de la zona, con motivo del 125 aniversario de la fundación de la diócesis de Hung Hoa, que se celebra este mes de diciembre. En la actualidad en la diócesis se sigue con la construcción de diez iglesias, gracias también a que las autoridades locales han facilitado los permisos.