OMPRESS-FILIPINAS (30-11-20) Fue robada hace treinta años y ahora vuelve a la Iglesia parroquia de Malitbog, en el sur de la isla filipina de Leyte. “Es como si Dios nos encontrara de nuevo”, dice el obispo de la diócesis, ante la devolución de esta imagen de tiempos de la misión. Fue robada de la misma parroquia a la que ha vuelto este sábado 28 de noviembre.

La imagen fue recibida por una procesión, seguida vía teléfono móvil, y una misa de acción de gracias en la parroquia. Antes de ello, se llevó a cabo una ceremonia de despedida desde la catedral de Maasin, la cabecera de la diócesis, entre el obispo y el señor Francis Ong, quien ha sido fundamental para que la imagen volviera. El obispo de la misma, el salesiano Prescioso Cantillas, decía que “es con gran alegría y gratitud que damos la bienvenida al Santo Niño de Malitbog”. Señaló que es significativo que la imagen haya sido devuelta a tiempo para la celebración de la Iglesia de los 500 años de cristianismo en Filipinas. “Es como si Dios nos encontrara de nuevo, a su pueblo, para que a partir de ahora renovemos nuestra fe en Él”.

Desde la catedral, la imagen llegó a la iglesia de Malitbog alrededor de las 11:00h y fue recibido con fuertes aplausos y gritos, en español “Viva Señor Sto. Niño”. Gran número de personas acudieron a la ruta de la caravana con la imagen.

La diócesis ha informado que fue en 1988, después de las fiestas de Sinulog – las festividades tradicionales del tercer domingo de enero en honor del Niño Jesús – en la ciudad de Cebú, cuando la venerada imagen del niño Jesús desapareció y se declaró perdida. Muchos objetos de la iglesia también desaparecieron al mismo tiempo que se perdió la imagen. En septiembre, el señor Ong, un coleccionista de antigüedades, descubrió que una de las imágenes de su colección era la venerada imagen perdida de Malitbog. Decidió devolver en seguida la estatua de madera a la diócesis de Maasin.