OMPRESS-VALENCIA (4-09-19) La misionera valenciana Eugenia Lloris, religiosa del Verbum Dei que lleva más de 23 años en Brasil, participará en la “Tienda de la Casa Común”, durante el Sínodo de la Amazonía, convocado por el papa Francisco del 6 al 27 de octubre próximo, en el Vaticano, junto con otros misioneros y representantes indígenas. En Brasil forma parte de un Equipo Itinerante, que ayuda a los pueblos indígenas a “defender su territorio, cultura, y asegurar sus derechos humanos”, según expresa.

Durante el Sínodo, explican desde la Delegación de Misiones de Valencia que han tenido la oportunidad de hablar con ella, la misionera valenciana junto con otros 15 miembros de su mismo Equipo y aproximadamente 15 líderes indígenas de las comunidades donde trabajan, tomarán parte en la llamada “Tienda de la Casa Común”, un espacio que estará ubicado en la Iglesia Santa Maria in Traspontina, en la Via della Conciliazione de Roma. Este espacio acogerá diferentes actividades como charlas, seminarios, exposiciones, momentos de espiritualidad misionera y amazónica, talleres de teatro y cultura, impartidos por líderes comunitarios, “para aproximar esta realidad y vivencia hasta nosotros”.

La finalidad de estar allí presentes es “dar a conocer la vida y la riqueza de las culturas y saberes amazónicos”, según la misionera que explica que “allí también podremos manifestar nuestras preocupaciones, amenazas, dificultades y peligros a los que estamos expuestos, los habitantes, misioneros y organizaciones que luchamos por los derechos de todos, en estas periferias geográficas”.

El pasado 27 de junio, se realizó una reunión en Roma con representantes de diferentes congregaciones y asociaciones, entre ellas, la Red Panamazónica (REPAM); Cooperación Internacional por el desenvolvimiento y la Solidaridad (CIDSE); El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral (DSSUI); Justicia y Paz; El Movimiento Católico Mundial por el Clima (MCMC/ GCCM); misioneros y misioneras y el Equipo Itinerante, al que pertenece Eugenia Lloris. Igualmente, el pasado 18 de julio, tuvo lugar otro encuentro, para avanzar en los trabajos de organización: socializar la agenda de los eventos, ver las infraestructuras necesarias para los eventos y lugar de acogida a los participantes, así como la divulgación y propaganda, entre otras.

Según la misionera valenciana otro de los objetivos es que el Sínodo “no sea un evento efímero y fugaz”, y que, -aunque acabe el 27 de octubre-, “continúe entretejiéndose esta red”. Por ello, tras la celebración del Sínodo, está previsto que Eugenia Lloris con los representantes del Equipo Itinerante y líderes indígenas visiten algunas diócesis, entre ellas, Valencia, “para poder compartir de primera mano, lo vivido en el Sínodo”.

La preparación del Sínodo de la Amazonía comenzó con un proceso de escucha a las comunidades, a los pueblos originarios, en las diferentes áreas y países y en áreas de frontera con reuniones organizadas por medio de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM). Este proceso se ha reflejado en el “Instrumentum Laboris”, documento ya disponible en internet o en las librerías, titulado “Nuevos rumbos para la Iglesia y para la ecología Integral”, que ha sido “fruto de este proceso de escucha”, añade Eugenia.

Eugenia Lloris explica que el Equipo Itinerante en el que está integrada lo impulsó, hace ahora 20 años, el religioso jesuita de origen italiano Claudio Perani. Forman parte de él religiosos de congregaciones y nacionalidades diversas. Entre los españoles, hay dos valencianos más, un sacerdote y una laica. Y, a pesar de las “duras condiciones” que sufren, como la falta de comunicación o de atención médica, “no hay nada que me dé mayor felicidad: estar donde nadie quiere estar, como nadie quiere estar”, concluye la misionera.