OMPRESS-FILIPINAS (11-11-20) La archidiócesis de Jaro, en el centro de Filipinas, ha asumido una parroquia misionera en la región de Turkana, en Kenia, de la que velará a partir de este noviembre, como parte de su compromiso con la misión ad gentes. Se encargará, con medios y clero de la propia diócesis filipina, del cuidado pastoral de la Parroquia de la Sagrada Familia en la aldea de Kaaleng, muy cerca del lago Turkana. La parroquia ha sido erigida por la diócesis keniata de Lodwar para atender a los católicos de la zona.

La ceremonia de creación de la parroquia tuvo lugar este pasado domingo, 8 de noviembre. Mons. Dominic Kimengich, administrador apostólico de la diócesis de Lodwar, presidió la celebración junto al arzobispo de Jaro, Mons. José Romeo Lazo, con la presencia del nuevo equipo de esta misión ubicada en una zona rodeada por Etiopía y Sudán del Sur. La parroquia estará a cargo de los sacerdotes de la archidiócesis filipina Peter John Guarin y Alfone Marie Berbegal. Los sacerdotes trabajarán con tres religiosas de las Hermanas Misioneras de la Mesa del Señor, una congregación nacida en Filipinas.

Además de estos dos sacerdotes, hay otros dos sacerdotes de la diócesis filipina de San Jose de Antique, cercana a Jaro, que ejercen su labor en la misión de Kaikor, también en la diócesis de Lodwar. Hay alrededor de 50 misioneros filipinos en Kenia, cuyas misiones como las de Lodwar, se encuentra en lugares remotos y en zonas desfavorecidas.